Buscar

El protésico dental, la figura menos conocida en los tratamientos odontológicos

A menudo conocemos la labor que desempeña un odontólogo pero realmente no nos preguntamos por la labor desarrollada por el protésico dental. Pero hay dos profesionales implicadas.

El protésico dental, la figura menos conocida en los tratamientos odontológicos
El protésico dental Daniel Morales, en su lugar de trabajo.
El protésico dental Daniel Morales, en su lugar de trabajo.

Firma

Yolanda Aldón

Yolanda Aldón

Periodista y escritora, es Ciudadana Honoraria de Chauen (Marruecos). Responsable de Comunicación de la ACE. Columnista y analista de MUNDIARIO.

A menudo conocemos la labor que desempeña un odontólogo pero realmente no nos preguntamos por la labor desarrollada por el protésico dental. La realidad es que el tratamiento odontológico de un paciente se lleva a cabo entre dos profesionales, siendo uno de ellos el protésico dental.

Daniel Morales Fontán es uno de esos protésicos dentales que produce sus trabajos bajo la premisa de que lo que elabora para un paciente, es semejante a una obra de arte.  “La pieza será única, será el resultado de una composición realizada mediante pinceladas, algo muy desconocido para el ciudadano de a pie que, de seguro, llevará en su boca, tarde o temprano, el trabajo de un protésico dental”, apostilla.

Diplomado, master en cerámica dental e implantosoportada por la Universidad de Santiago de Compostela con calificación de cum laude, este protésico reconoce que su rincón de creación, su laboratorio, es un lugar privilegiado, desde donde se crean sonrisas futuras. “Con paciencia, dedicación y profesionalidad intentamos conseguir que nuestros pacientes queden satisfechos con nuestra labor. Como arte, tenemos que imaginar al paciente para crear una sonrisa al trabajar sobre un modelo de escayola, algo que se antoja complicado, porque sería más sencillo sobre la propia boca de la persona”, afirma.

En este sentido, Daniel Morales reconoce “cada uno de nosotros tenemos una anatomía distinta y unas perspectivas finales que no son todas iguales. Sobre nuestro modelo, realizamos una composición estética aportando color, forma, tamaño, todo de un modo creativo, gota a gota, pincelada a pincelada, estableciendo la anatomía de un pieza dentaria o la morfología de una rehabilitación parcial o total. Después de mucho tiempo observando, modelando y pensando cuál puede ser el mejor de los resultados, para poner en boca esa sonrisa ansiada al final del trabajo, nuestra labor se ve recompensada, es la parte más gratificante del tratamiento odontológico”, asevera.

Le preguntamos a Daniel Morales sobre qué diferencia su laboratorio protésico Anexa, ubicado en la capital hispalense, de otro, aclarándonos que “la vocación, la dedicación, la creatividad a la hora de dar forma y maquillar hacen que el resultado de ese concepto de la estética lleven la firma de un determinado laboratorio.”  Así pues, su objetivo es trasladar a la boca la naturalidad, el color, la forma estética, obteniendo un concepto de belleza que evite la artificialidad.  

En definitiva,  la conexión clínica dental – laboratorio es el resultante de un trabajo exitoso que lo avalan como protésico dental a lo largo de su trayectoria, una profesión para muchos desconocida pero que entrega sonrisas.