Periodistas reclaman ante el Supremo su derecho al secreto profesional

Protesta frente al Supremo. RR SS.
Protesta frente al Supremo. / RR SS.

Una orden judicial para requisar los móviles y computadoras de unos periodistas de Europa Press y Diario de Mallorca en Baleares ha despertado la indignación de los comunicadores que denuncian el hecho como un “insólito” ataque a la libertad de prensa. A la manifestación asistieron los máximos líderes de ambos medios.

Periodistas reclaman ante el Supremo su derecho al secreto profesional

Luego de que por orden de un juez de instrucción de Palma, la Policía requisara los ordenares y móviles de periodistas de Europa Press y del Diario de Mallorca para averiguar el origen de una filtración en el marco del caso Cursach, más de un centenar de periodistas se han concentrado en la sede del Tribunal Supremo, en Madrid, para protestar ante lo que consideran como una violación del secreto profesional y del derecho a la información.

Los comunicadores se han posicionado detrás de una pancarta en la que se leía: “Nuestro secreto profesional, tu derecho a la información”, y gritaban lemas como “El secreto no se toca” o “sin periodismo no hay democracia”. La jefa de tribunales de Europa Press, Cristina Gallardo, leyó un texto similar que el jueves fue registrado en el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) el cual fue firmado por 658 periodistas y donde se considera que lo sucedido en Palma fue un “ataque insólito” a la libertad de información. “En 40 años de vigencia de nuestra Constitución ningún miembro del Poder Judicial había ordenado entradas y registros en medios de comunicación para incautarse de teléfonos móviles y ordenadores de periodistas que tratan de cumplir su misión constitucional en relación con un caso de corrupción: proporcionar información veraz a los ciudadanos”, dice el texto.

La escritura establece que la orden dictada por el juez de Palma Miquel Florit se encarga de “demoler por completo y de forma indiscriminada la debida protección de las fuentes periodísticas”, fundamentales para “la libertad de información, fundamento del sistema democrático y de una opinión pública libre, simplemente desaparece”. Un escrito similar fue entregado por los comunicadores a la Fiscalía General del Estado y en el Consejo Fiscal, debido a que el ministerio público avaló la medida de Florit.

La orden dictada por el juez permitía que la policía requisara los teléfonos y ordenadores de los reporteros Blanca Pou, de Europa Press, y José Francisco Mestre, del Diario de Mallorca. Ante esto, ambos medios y los periodistas han presentado una querella conjunta contra el instructor por los delitos de prevaricación judicial, contra inviolabilidad del domicilio y contra derecho al secreto profesional.

A la concentración acudieron los principales líderes de los dos medios afectados, el presidente de Europa Press, Asís Martín de Cabiedes; el director de la agencia, Javier García Vila; y el presidente de Prensa Ibérica, editora de Diario de Mallorca, Javier Moll.

Para Moll, lo ocurrido en Palma es terrible porque “se ataca el derecho del periodista de proteger sus fuentes, lo que es una manera de cercenar la posibilidad de informar de una manera libre y que sea eficiente para los receptores de esa información”, según cita El País. Mientras que Martín de Cabiedes destaca que la actuación de la policía fue un “atropello” contra el trabajo de la periodista. “La forma en que se le quitó el teléfono móvil, como arrancaron literalmente los ordenadores de las mesas y se los llevaron. Lo consideramos absolutamente inaceptable”, expresó el presidente de Europa Press. @mundiario

Periodistas reclaman ante el Supremo su derecho al secreto profesional
Comentarios