Las periodistas afganas no temen a los tabúes y amenazas

Periodista de Zan TV. Zan TV.
Periodista de Zan TV. / Zan TV.

Las mujeres de Afganistán tienen que sortear muchos obstáculos para poder trabajar, entre ellas, están las periodistas que no temen y se revelan ante aquellos que las quieren silenciar.

Las periodistas afganas no temen a los tabúes y amenazas

Radio Shaista es la primera radio afgana dirigida por mujeres que ha recibido varios ataques por parte de los talibanes, pero que a pesar de esto, las fuertes mujeres no se rinden y regresan una y otra vez para seguir informando. En 2015, la ciudad Kunduz, en donde se encuentra la radio, fue tomada por un grupo armado de talibanes que procedieron a saquear y destruir la radio, las periodistas lograron huir y aunque la ciudad fue recuperada y las mujeres volvieron, tienen que continuar alerta y en guardia por si cualquiera se atreve a atacarlas.

Zarghoona Hassan, es la directora de la radio y tuvo que huir por culpa de unos hombres que acudieron hasta la puerta de su casa para avisarle que la ejecutarían por intentar convertir a sus oyentes al cristianismo. La razón que mueve la molestia de los talibanes, es que la radio empodera a las mujeres y esto no le resulta beneficioso a los talibanes. En los programas que presenta Radio Shaista, las mujeres se encargan de entrevistar a líderes religiosos y a expertos sobre los derechos de la mujer y continuamente pedían a las madres de los combatientes que les impidieran a sus hijos ir a luchar.

Desde el 2015, Hassan, ha tenido que dividir su tiempo entre Kunduz y la capital Kabul. Además, ha cerrado dos veces la cadena por miedo al daño que pueden causar los talibanes a sus periodistas. Aunque Afganistán cuenta con medios de comunicación, estos deben ser muy cuidadosos y la presencia femenina es prácticamente nula.

La seguridad de las mujeres es totalmente primordial para las familias afganas, que velan primero por sus mujeres cuando las cosas se tornan oscuras, incluso, impidiéndoles trabajar. Hassan declaró a The Guardian que “las mujeres acudían en masa a la radio a trabajar, incluso gratis. Pero cuando se acercaron los talibanes, la actitud de la gente cambió… Muchas mujeres en Kunduz quieren trabajar en medios de comunicación, pero sus familias no les dejan”.

A pesar de los esfuerzos occidentales de querer empoderar a la mujer. Las propias aganas se quejan de que la forma en que son mostradas no ayuda, ni las beneficia. La mayoría de los medios las muestran como víctimas débiles que no son capaces de salir adelante.

Es cierto que las mujeres aganas sufren de mucha violencia. Pero eso no quiere decir que no son capaces de salir adelante. En respuesta, un grupo de emprendedoras presentó la primera revista femenina del país llamada Gallera. “Queremos mostrar otras caras de la vida de las mujeres”, expresó Fatana Hassanzada, la fundadora de la revista.

Mozhdah Jamalzadah, cantante, en la portada de Gallera. Twitter.

Mozhdah Jamalzadah, cantante, en la portada de Gallera. / Twitter.

Gallera está basada en las revistas como Vogue o Vanity Fair, centrándose en la moda, la belleza y las tendencias. El primer número está dedicado a la cantante afgano- canadiense Mozhdah Jamalzadah, que es mostrada con el cabello descubierto. Además, en el interior se encuentran artículos sobre el cáncer, películas, el yoga y la belleza.

Otro hito histórico de Afganistán se está viviendo actualmente, con el lanzamiento del primer canal dirigido por mujeres, Zan TV. Aunque el dueño es un hombre, todo el canal está dirigido y constituido por mujeres que laboran y trabajan para llevar las noticias todos los días hasta los espectadores. Aunque el trabajo en TV es un poco más respetado, no es seguro que las mujeres se encuentren seguras. Pero igual, las periodistas no pararán sus labores y se concentrarán en hacer los que más les gusta.

> MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Sociedad.

 

Las periodistas afganas no temen a los tabúes y amenazas
Comentarios