Buscar

MUNDIARIO

En la península de la Gaspésie reinan sobre todo la magia y la tranquilidad

Partiendo de la ciudad de Quebec, bañada por ese aliviadero de los Grandes Lagos que es el río San Lorenzo, bien merece una visita y recorrer todos sus parques.

En la península de la Gaspésie reinan sobre todo la magia y la tranquilidad
Rocher Percé. / canadaxperience.com
Rocher Percé. / canadaxperience.com

En la margen derecha de la desembocadura del río San Lorenzo y frente a la Isla de Anticosti, en Quebec (Canadá), donde no se sabe muy bien si el río se convierte en mar o si el mar es el que se adentra río arriba, se asienta la península de la Gaspésie, un lugar con una magia especial y un paisaje verdaderamente espectacular, que alberga el Parc National de la Gaspésie, el Forillon National Park, el Parc National de l’Ille de Bonaventure et du Rocher-Percé y el Parc National de Miguasha.

En algún momento la National Geographic Society la consideró como el tercer destino más hermoso del mundo después de los fiordos noruegos y el Kootenay National Park de la Columbia Británica. Se considera la cuna de Canadá donde, desde hace milenios, los nativos han visto llegar vikingos, marineros italianos o pescadores vascos y bretones, sin olvidar que, a pesar de ser dominio francés desde 1534, se establecieron allí también ingleses, irlandeses y escoceses.

La belleza de la Gaspésie es sorprendente y enumerar en este espacio sus encantos, imposible. Siguiendo la costa desde Mont Joli tenemos: Grand Métis con un maravilloso parque que alberga más de 3.000 especies de árboles y plantas agrupadas por jardines. El puerto de Matane que es famoso por su camarón. Sainte-Anne-des-Monts, inicio de la ruta del Parque Nacional de la Gaspésie que permite observar alces y caribúes. Parc Forillón, con densos bosques y abruptos acantilados. Gaspé, por donde los franceses entraron en Norteamérica. Percé, con un paisaje único frente a la isla de Bonaventure, hogar y lugar de apareamiento de miles de aves marinas, y el Rocher, una enorme barrera de piedra caliza con un gran arco natural. Carleton-sur-Mer, que cuenta con hermosas playas. Y el Parque Miguasha, un importante sitio paleontológico que posee la mayor concentración de especímenes fósiles de peces.