Buscar

MUNDIARIO

La madre de Gabriel ha declarado mirando cara a cara a la asesina confesa de su hijo

"¿Dio muerte al hijo de su pareja sentimental?", "Sí". Ana Julia Quezada ha contestado así a la primera pregunta de la fiscal Elena Fernández. Por su parte, Patricia Ramírez, madre del niño asesinado, ha declarado ante el juez sin el biombo que la separaba de la asesina confesa de su hijo. 

La madre de Gabriel ha declarado mirando cara a cara a la asesina confesa de su hijo
Ana Julia Quezada durante el juicio. / Imagen TV
Ana Julia Quezada durante el juicio. / Imagen TV

Firma

Redacción

Redacción

Análisis de la Redacción de MUNDIARIO. Síguenos en Twitter @mundiario

Con el comienzo del juicio del asesinato del niño Gabriel acaecido en marzo de 2018, se pondrá fin a uno de los casos más espeluznantes de violencia en España. Este juicio ha dado inicio con 100 minutos de declaración de Ana Julia Quezada, asesina confesa del pequeño Gabriel. Ésta ha respondido solo a su abogado y al Ministerio Fiscal en la Audiencia Provincial de Almería. Poco antes, la juez Alejandra Dodero le había preguntado si se declaraba culpable o inocente de los cargos de asesinato con premeditación y daño psicológico a los padres del niño de los que se le acusan. “Inocente”, ha contestado. Del mismo modo a pedido perdón por sus actos y a la pregunta de "¿Dio muerte al hijo de su pareja sentimental?" realizada por la fiscal Elena Fernández, Ana Julio ha respondido "Sí".

Quezada, a preguntas de la fiscal, ha relatado otra vez la muerte de Gabriel. Cuando llegaron a la finca de Rodalquilar que estaban rehabilitando, el niño se puso a jugar con un hacha.

Le dije: 'Déjala que te puedes hacer daño'. Empezó a gritar: 'A mí no me mandas que no eres mi madre. Eres negra, fea, tienes la nariz fea, no quiero que estés con mi padre. Quiero que mi padre se case con mi madre. Quiero que te vayas a tu país'. Chillando todo eso. Yo simplemente le tapé la boca, no quería hacerle daño al niño. Solo quería que se callara. No quería matar al niño”. Ahí Quezada se alteró, sollozando.

La fiscal ha querido mostrar que hubo premeditación en la muerte: “¿Recuerda si lo lanzó contra la pared?” “No” “¿Recuerda si el niño pataleaba?”No. “¿Tenía sangre en las manos?”No lo recuerdo”¿Por qué no llamó a una ambulancia?’ “¡No podía llamar a nadie!”, gritó la acusada. Estaba nerviosa, dijo. Bloqueada. No paraba de repetirlo.

"Empecé a fumar como loca. Salía, entraba, salía, entraba. No sabía lo que hacía. En ese tiempo fumé cuatro, cinco, seis, siete, ocho cigarros", ha proseguido. En ese momento, "veo una pala y decido hacer un agujero". "Dejé al niño y salí a hacer una pequeña fosa con una pala que había en el jardín. Esa pala la íbamos a usar para arreglar el jardín, como el hacha y otras herramientas”.

La pala, grande, con la plancha oxidada, y el hacha, de pequeñas dimensiones, fueron mostradas al jurado. También la toalla rosa con la que Quezada cubrió, no totalmente, el cuerpo del niño tras desenterrarlo días después.

La acusada contó que arrastró el cadáver fuera y lo metió "en el agujero”. Regresó a la habitación a por el hacha porque se le quedó "una manita fuera a Gabriel". Le dio varios golpes [le rompió los huesos del brazo cerca de la muñeca] pero no pudo seguir. "Así que lo tapé con tierra", ha relatado.

La fortaleza de Patricia

Patricia Ramírez, madre de Gabriel Cruz, ha declarado esta tarde en el juicio de Ana Julia Quezada. Lo ha hecho a puerta cerrada, sin público ni prensa. Además, ha decidido que no hubiera un biombo entre ella y la mujer que asesinó a su hijo. Así ha tenido ocasión de, mirándole a la cara, decir a la acusada: "Eres rematadamente mala", según ha podido saber El Español.

Esta tarde, además de Patricia Ramírez, han declarado Ángel Cruz -su ex y padre del niño-, la abuela paterna y otros familiares directos de Gabriel. Solo Patricia Ramírez ha decidido dar testimonio sin que nada se interpusiera entre ella y la presunta asesina.

Sobre el contenido de su declaración no ha trascendido ningún detalle más, al igual que de las del resto de familiares del pequeño Gabriel. Todas ellas han sido a puerta cerrada. @mundiario