Buscar

MUNDIARIO

Un pastor evangélico golpea a su esposa ¡durante un en vivo!

Inaudito. El pastor evangélico Edson Araujo, de la iglesia Dios es Amor, en Sao Paulo Brasil, agredió a su esposa, sin saber que estaba transmitiendo en vivo en redes sociales.
Un pastor evangélico golpea a su esposa ¡durante un en vivo!
Pastor evangélico y su esposa. / Captura de pantalla
Pastor evangélico y su esposa. / Captura de pantalla

El hombre se identifica como Edson Araujo de la iglesia Dios es Amor, ubicada en una localidad de Sao Paulo.

Durante el fin de semana comenzó a circular el video del pastor iniciando una transmisión en vivo para mandar un mensaje a los fieles, pero el teléfono donde estaba grabando no estaba bien colocado y se cayó. Esto causó la molestia de él, así que se levantó de su silla y bofeteó a su esposa “por el error que cometió”, no quedando conforme con esto la insultó.

“¡Qué mi*rda, mi*rda! Haz las cosas bien, imb*cil. ¡Haz el negocio bien!”, se escuchaba.

Después de agredirla, y sin darse cuenta de que ya estaba en vivo, inició el mensaje diciendo: “acepten la paz del señor”. Pero ya era muy tarde, todos sus seguidores, que puntualmente le acompañaron, vieron cómo es el hombre en realidad.

Mientras corría el en vivo los espectadores le reclamaban la acción y pedían una explicación al respecto. Tras viralizarse el video, el hombre salió a justificar su comportamiento y agregó que no había golpeado a su esposa.

Obsérvalo tú mismo: 

En otro video, el pastor aparece con su esposa para explicar lo sucedido y pedirle perdón, sin embargo, negó que cometió una agresión física, lo que sí admitió fue que maldijo a su esposa. La mujer aparece en silencio sepulcral.

Finalmente, esta fue su disculpa pública: “Ayer estábamos cerca del horario de servicio y no teníamos la posición correcta del equipo, así que me levanté y fui a intentar arreglarlo, y luego terminé tirando otro celular que transmite himnos.

“Entonces, yo estaba ahí, de manera imprudente, de manera incorrecta que no podía actuar de esa manera, dirigí una palabra. Nunca tuvimos ningún tipo de problema, así que por un momento le dirigí una palabra imprudente a mi esposa”.

Hasta el momento se desconoce si el templo tomó cartas en el asunto. ¿Crees que fue suficiente la disculpa o que deba seguir siendo pastor? @Mundiario