¿Puede tolerarse que a estas alturas en España siga habiendo caravanas de mujeres?

A pesar de vivir en un país civilizado, en pleno siglo XXI tenemos que seguir soportando actuaciones en las que se degrada a la mujer. Este fin de semana sucedió en Toledo capital.

¿Puede tolerarse que a estas alturas en España siga habiendo caravanas de mujeres?

Imagino que todos ustedes conocen la famosa película de 1951 dirigida por William A. Wellman que da título al artículo de hoy. Para los más despistados les resumo. Se trata de un western, y cuenta como en 1851 un ganadero de California va hasta Chicago a reclutar mujeres para los solteros del pueblo. Pensará usted que esas son cosas del pasado. Quizá en países subdesarrollados... Pues no. Desgraciadamente no. El pasado viernes, en Toledo, se organizó una Caravana de Mujeres. Para avergonzar aún más a los toledanos, es la primera vez que ocurre en una capital de provincia.

Los defensores del evento aseguran que su objetivo es la repoblación rural y que estas caravanas incluso cumplen un bien social. La publicidad aseguraba a cada hombre que se inscribiera, una compañera. He visto publicidad de prostíbulos mucho más sutiles. Para participar, los hombres abonan 35 euros y las mujeres, 20. Parece que algunas mujeres todavía no se han enterado de que si no pagan por el producto, es que ellas son el producto. Por ese precio, tienen derecho a la cena y el baile, que se alargará hasta altas horas de la madrugada. Los participantes, por su parte, reconocen que lo pasan bien, que no hacen daño a nadie y que es una forma de conocer gente. No entienden el revuelo, aseguran. Permítanme incluir un vídeo de un señor que quiere encontrar una esposa. Recuerden, es España en el siglo XXI.

Es vergonzosa la utilización de las mujeres como si fueran ganado. Esas caravanas son un mercado de carne. Es intolerable que no haya mecanismos legales que impidan que se trate a la mujer como un mero objeto. Con la excusa de la repoblación rural se abre la puerta al turismo sexual. Y cuidado. No piensen que es algo puntual. En el fondo, es lo que la sociedad de hoy busca. De una forma más o menos burda, pero la cosificación de la mujer es un hecho evidente por donde mire. Si no me cree, no tiene más que poner la tele o ir al cine. El respeto, tanto a la mujer como al hombre, es una cuestión prioritaria. Hay que invertir más en educación. En educación en valores.

Piensen. Sean buenos.

> La canción regalo de hoy viene de la mano de ultramar. De mi buena amiga @Solidaridad1000. Con su sutil sentido del humor, nos propone Solo con verte. Canción romántica para nuestros donjuanes. Con todos ustedes: ¡Banda MS!

 

¿Puede tolerarse que a estas alturas en España siga habiendo caravanas de mujeres?
Comentarios