Parejas y amigos, tan diferentes y necesarios como para no prescindir de ellos

Una pareja.
Una pareja.

Las parejas tienen comportamientos y anhelos diferentes a la relación de amistad y aunque ambos son necesarios y complementarios, pocas veces coinciden en la misma persona.

 

Parejas y amigos, tan diferentes y necesarios como para no prescindir de ellos

Las parejas tienen comportamientos y anhelos diferentes a la relación de amistad y aunque ambos son necesarios y complementarios, pocas veces coinciden en la misma persona. Todo lo que sigue vale para ambos sexos.

La amistad es algo incondicional, algo para toda la vida. Un amigo siempre está ahí cuando lo necesites y no pone condiciones. Sabe de nuestras rarezas, y defectos pero nos anima y menciona nuestras cualidades. Quizás nos critique cuando no estamos delante pero son comentarios porque siempre nos admite como somos, sabe que no vamos a cambiar, lo que puede y no puede esperar de nosotros y cuando lo necesitemos aparecerá. Estamos hablando de amigos de verdad, de aquellos a los que contamos nuestros problemas, nuestras debilidades, de los que se cuentan con los dedos de una mano o dos pero jamás de los cientos que llamamos amigos en nuestras páginas sociales. A un conocido le podemos llamar amigo, pero los íntimos son como la familia, se puede estar mucho tiempo sin verse y el día que nos reunimos no tardamos ni diez minutos en estar como si nos hubiésemos visto ayer. Esos son los amigos de verdad, los que nos quieren.

Las parejas tienen puntos en común con la amistad pero también acogen diferencias fundamentales. El se enamora de una persona entrañable con la esperanza de que no cambie. Ve sus defectos desde el primer día y sus cualidades también, por eso la quiere como és, lo que no debe interpretarse como que eso no puede cambiar. La convivencia y las dificultades de la vida puede llevar a que la oportunidad de salir de los conflictos sea apartarse de la pareja y buscar aire nuevo. En muchas ocasiones son circunstancias del momento pero las decisiones son sin marcha atrás porque a diferencia de los amigos, aquí hay relaciones sexuales que fijan un sentido de pertenencia y exclusividad que si se rompe cuesta mucho recomponer. En la pareja se establece una relación fisica que en los amigos es más verbal, más de diversión y menos de problemas y además la convivencia es un componente de dificultad tanto para los amigos como para la pareja, aunque pocos amigos conviven mientras que la pareja lleva a convivir con hijos y algunas veces con padres, hermanos y demás famila, algo que uno no piensa al casarse o emparejarse, que nos casamos con una familia y no con una persona, que nos condiciona las fiestas y hasta las vacaciones.

El caso de la mujer es diferente. Ellas tienen sueños con un príncipe azul, con una persona que las trate de determinada manera, que sea atento, que las quiera incondicionalmente, y otras circunstancias que no suelen darse juntas y por eso se emparejan con alguien del que se enamoran pero al que quieren cambiar desde el primer día y si no lo consiguen suelen aparecer los reproches. La mayoría de los hombres conocen todos sus defectos gracias a la ayuda de su mujer. El que no cambie como principal deseo del hombre se convierte en haber cuando cambia como deseo de la mujer. Aún así, y pese a las diferencias lo que hay en la pareja más allá de la amistad es el amor, la química que nos atrae hacia él otro, y que no sabemos cuanto dura pero que si hay una buena relación sexual, respeto y ternura, puede ser toda la vida.

Conocí a una persona, el delegado de Tamoín en Madrid durante una época y cuyo nombre no diré, que enviudó un día. Había tenido la tremenda fortuna de que su mujer había sido su esposa, su amante y su mejor amigo. El hueco que le quedó lo mantuvo en una depresión cuyo final desconozco.

La verdad es que los momentos felices de pareja, de esas que duran tanto que no hay que poner en antecedentes, que todo lo que se diga es comprendido, es algo incomparable. Como todo en la vida tiene que ser un objetivo, una meta, y luchar mucho y sin descanso porque fácil no es. Habrá momentos difíciles, problemas a vencer juntos, desgracias sobrevenidas, pero un buen momento compartido con amor compensará todos los inconvenientes. Mantener viva la pareja dentro de la familia es el gran reto de la vida porque los amigos siempre estarán ahí.

Parejas y amigos, tan diferentes y necesarios como para no prescindir de ellos
Comentarios