El Papa llegó a Perú en medio de una crisis de credibilidad de la Iglesia y la política

El papa Francisco fue recibido por el presidente Kuczynski en Lima - Twitter - Presidencia
El papa Francisco fue recibido por el presidente Kuczynski en Lima / Twitter - Presidencia.

El Sumo Pontífice pisó suelo peruano la tarde de ayer. En el país andino visitará la selva y el norte. Este domingo culminarán sus actividades con una misa multitudinaria en Lima.

El Papa llegó a Perú en medio de una crisis de credibilidad de la Iglesia y la política

El papa Francisco ya se encuentra en Perú. El Sumo pontífice arribó a las 16.32 (Hora local) al Grupo Aéreo N°8 de la región del Callao, en medio de una gran expectativa ciudadana. El presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski y su esposa Nancy Lange fueron los primeros que le extendieron el saludo al descender del avión. “Gracias por venir a esta tierra milenaria”, fue lo que dijo el mandatario al líder del Vaticano. Después lo hicieron representantes del Estado como los presidentes del Congreso y Poder Judicial; también su Gabinete Ministerial.

El máximo representante de la Iglesia católica horas antes había sido despedido por la jefa de Estado chilena, Michelle Bachelet, quien le agradeció por su visita. Desde el lunes hasta ayer, en el país sureño se había vivido un clima social muy tensionado ya que se presentaron protestas contra Francisco. Chile a diferencia de Perú, el fervor en el catolicismo ha tenido una considerable reducción debido a las denuncias de abusos sexuales contra sacerdotes como Fernando Karadima, acusado en el 2011 por adolescentes y jóvenes de clase media acomodada y familias muy conocidas y tradicionales de Santiago.

Esta polémica, antes de partir a Lima, fue lo que acompañó sus últimos momentos en suelo sureño a Francisco. Una declaración suya defendiendo al obispo Juan Barros, sindicado de encubrir los abusos de Karadima, fue lo último que les expresó a los periodistas que cubrieron su última actividad en la ciudad de Iquique. "El día que me traigan una prueba contra el obispo Juan Barros, ahí voy a hablar. No hay una sola prueba en contra. Todo es calumnia ¿Está claro?".

Después del saludo protocolar, Francisco se subió a un automóvil resguardado por la policía local y la seguridad personal del Vaticano. Hubo personas que llenaron los alrededores del terminal aéreo para buscar su saludo o bendición. El resguardo fue rígido a lo largo de las avenidas Faucett y La Marina. Cuando llegó al distrito de Magdalena, Francisco se subió al papamóvil no sin antes bendecir al Inmaculado Corazón de María. Durante su recorrido por la avenida Brasil, recibió un baño de popularidad de sus fieles, quienes lanzaban papel picado, tiraban sus globos, lloraban, y grababan con sus celulares su paso. Nadie quería perderse detalle alguno.

Su llegada a la Nunciatura Apostólica, ubicado en el distrito de Jesús María, la expectativa era igual o mucho mayor cuando salió del Callao. Los alrededores estuvieron atiborrados por familias enteras que se habían reunido horas antes para darle la bienvenida a Francisco. El Papa agradeció y dio su bendición. “Recen por mí”, culminó sus palabras.

Panorama complicado y agenda

La visita de Francisco –que se comienza desde ayer hasta el domingo 21- resulta fundamental en medio de un contexto difícil para la Iglesia y la crisis política que vive Perú. Hace unos meses el Ministerio Público solicitó nueve meses de prisión preventiva para Luis Fernando Figari, líder de asociación apostólica Sodalicio de Vida Cristiana, que fue acusado por delitos de asociación ilícita para delinquir, secuestro agravado, y lesiones físicas y psicológicas. Figari se cobijó antes las acusaciones en Italia para que no se haga realidad su extradición. El Vaticano anunció –en los últimos días- una investigación a esta organización, pero las víctimas de los abusos demandaron que no existe una real intención para indagar las atrocidades de Figari.

La situación de la política peruana también se presenta dentro del panorama de Francisco. En diciembre, el presidente Kuczynski enfrentó una vacancia que no se llegó a concretar en el Congreso. Diez votos disidentes de la mayoría fujimorista fueron fundamentales para que no sea destituido. Sin embargo, en retribución de esa ayuda, el mandatario indultó a Alberto Fujimori, quien purgaba una condena de violaciones a los derechos humanos en los casos Barrios Altos y La Cantuta.

Tras la liberación del autócrata que gobernó desde 1990 hasta el 2000, cuatro marchas multitudinarias en Lima, regiones y el extranjero se dieron en contra del Gobierno. En un principio –según encuestas- hubo aceptación del indulto, pero ahora existe mayor rechazo de la opinión pública no solo contra Fujimori, sino con Kuczynski que tomó la decisión de renovar su gabinete ante la renuncias de ministros y, además, de congresistas de su propio partido.  Antes de su llegada, Kuczynski exhortó a que Francisco aplaque el clima social convulsionado en el país andino.

La agenda de Francisco continuará hoy cuando viaje muy temprano a la selva peruana. En la ciudad de Puerto Maldonado, ubicado en la región de Madre de Dios, se reunirá con representantes de los pueblos amazónicos para extenderle su bendición y abordar problemas que los afecta como minería ilegal, trata de personas, trabajo infantil. Luego retornará a Lima para recibir los honores de las altas autoridades del Estado peruano en Palacio de Gobierno. El presidente Kuczynski tendrá un encuentro privado con Francisco.  

El sábado visitará Trujillo, en la región de La Libertad, que fue golpeada por el Niño Costero el año pasado. Volverá a la capital para sostener reuniones con autoridades católicas ese mismo día. El domingo culminarán sus actividades en la Catedral de Lima y una misa en la Base Aérea Las Palmas, donde se espera un lleno total para presenciar la misa. @mundiario

El Papa llegó a Perú en medio de una crisis de credibilidad de la Iglesia y la política
Comentarios