Buscar

MUNDIARIO

El pangolín, de nuevo sospechoso en estar detrás de la pandemia

Este animal en peligro de extinción podría estar detrás del coronavirus que causa la Covid-19.
El pangolín, de nuevo sospechoso en estar detrás de la pandemia
Pangolín. / nationalgeographic.es.
Pangolín. / nationalgeographic.es.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

La autora, VALERIA M. RIVERA ROSAS, escribe en MUNDIARIO, donde fue coordinadora general. Es licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. @mundiario

Una nueva investigación señala al pangolín como el animal que está detrás de la pandemia del coronavirus. Ya el animal, que está en peligro de extinción, había sido señalado en otro estudio, pero debido a que los resultados no habían sido concluyentes la comunidad científica no se había atrevido a señalarlo. 

Un equipo de investigadores de la Universidad de Hong Kong y de la Universidad de Shantou lograron analizar muestras de coronavirus en un pequeño grupo de pangolines malayos que llegaron a China de contrabando y en los cuales encontraron un alto grado de similitud con el mismo coronavirus que está causando la pandemia, el SARS-CoV-2.

En el estudio, publicado en Nature, los investigadores no señalan directamente al pangolin como el causante de la pandemia dado que el grado de similitud no es suficiente, pero si expresan que el pangolin, junto al murciélago, es un huésped de estos virus y posible causante de la actual crisis sanitaria. Por lo tanto, consideran que su venta en los mercados debe ser completamente prohíbida para disminuir el riesgo de contagio de coronavirus a personas.

El pasado 7 de febrero se había publicado un estudio, también en Nature, donde aseguraban que habían hallado en el pangolin un genoma de coronavirus con el 99% de similitud con el patógeno detrás de la Covid-19, pero semanas después se retractaron debido a que la similitud era realmente del 90%.

Hasta ahora, las pruebas -sin ser concluyentes- sitúan al murciélago como el reservorio del SARS-CoV-2. Pero para que el virus pasé del murciélago al humano debe haber otro animal de por medio. Los primeros casos de la enfermedad ahora conocida como Covid-19, tienen en común el mercado de Wuhan, donde se vendía  diversos tipos de animales, muchos de ellos vivos. Cuando explotó el brote en la localidad, las autoridades desalojaron el lugar y lo desifectaron, por lo que es imposible para los científicos investigar el sitío.

Los coronavirus han causado otras pandemias peligrosas. La primera ocurrió en 2002, y la conocemos como Síndrome respiratorio agudo grave (SARS), que tuvo su origen la civata de las palmeras, en la que se identificó un coronavirus con un 99,8% de similitud al que afectaba a las personas. Luego, en 2012, apareció el Síndrome respiratorio por coronavirus de Oriente Medio (MERS) que tuvo como especie intermediaria a los dromedarios.

En el estudio analizaron muestras de 18 pangolines malayos que llegaron a China de contrabando entre 2017 y 2018. En cinco de ellos detectaron al SARS-CoV-2. Luego estudiaron a 12 pangolines requisados en una provincia china y en tres de ellos encontraron al virus. En todas las muestras obtenidas se comparte una similitud de entre el 85 y el 92% con el SARS-CoV-2.

Aunque los resultados no le apuntan directamente, los expertos insisten en controlar el tráfico de estos animales dado el peligro que pueden representar para la humanidad. El animal es una pieza valiosa de tráfico gracias a sus escamas, muy utilizadas en Asia para la medicina tradicional china y su carne es muy codiciada. @mundiario