La pandemia de la covid-19 alcanza las cinco millones de muertes a nivel mundial

image1170x530cropped (1)
Trabajadores de salud en un pabellón temporal de emergencia de pacientes de covid-19 en Nueva Delhi, India. / Prensa ONU
La crisis global más grave del siglo XXI ha llegado a lo que la ONU define como un "hito devastador". El organismo alerta de la profunda desigualdad en el proceso de vacunación.
La pandemia de la covid-19 alcanza las cinco millones de muertes a nivel mundial

Un récord muy trágico ha copado los titulares mundiales este pasado lunes, 1 de noviembre. Una manera poco agradable de empezar el penúltimo mes del año. Y es que la pandemia de covid-19 ya ha llegado oficialmente a la barrera de las 5 millones de muertes en todo el mundo... pero lo más alarmante es que esa cifra podría seguir aumentando. 

Sin embargo, tomando en cuenta la opacidad estadística de algunos países en su contabilidad epidemiológica de contagios y fallecimientos por el virus, la comunidad científica internacional advierte de que el número real de decesos podría ser mucho mayor. 

De hecho, un informe publicado en mayo de este año por la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que el número real de muertes por coronavirus es de 2 o 3 veces superior a la cifra oficial, de acuerdo con los datos de las Estadísticas Sanitarias Mundiales. Por ende, la pandemia tiene una magnitud que, aún a estas alturas, es subestimada por las autoridades sanitarias de algunos países.

El propio Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, afirmó que la dolorosa cifra “reitera la urgencia de distribuir equitativamente las vacunas para controlar la pandemia y evitar más muertes”. El diplomático definió esas 5 millones de muertes como un “hito devastador”.


Quizá también te interese: 

Covid-19: la guerra planetaria


 

“Estamos fallándole a una gran parte del mundo. Mientras los países ricos están aplicando terceras dosis de la vacuna COVID-19, sólo el 5% por ciento de las personas en África ha recibido el esquema de vacunación completo”, recordó António Guterres.

Desigualdad en la vacunación, una “vergüenza mundial” 

Los grandes baches que no cesan en la logística de distribución de las vacunas en todo el mundo demuestran la desigualdad estructural existente entre países desarrollados y pobres. Tras referirse a los cinco millones de muertos como madres, padres, hermanos, hermanas, hijas e hijos, familiares, amigos y compañeros, Guterres sostuvo que la inequidad de acceso a las vacunas “es una vergüenza mundial”.

El titular de la ONU consideró que el mejor tributo a los cinco millones de personas fenecidas y a los trabajadores de la salud que luchan contra el virus todos los días, “es hacer realidad la equidad en las vacunas acelerando los esfuerzos y asegurando la máxima vigilancia para derrotar al virus”. Los sistemas de control epidemiológico a nivel mundial continúan siendo vigilados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), aunque el foco de la pandemia aún persiste en Estados Unidos y Latinoamérica.

Los cinco millones de muertes se producen en medio de un aumento de los casos en algunos lugares donde se habían mantenido bajos por largo tiempo. A la fecha, los casos registrados de COVID-19 en el mundo suman 250 millones y Estados Unidos es el país con más fallecimientos registrados, con cerca de 750.000.

“No bajar la guardia”

El llamado más importante que la comunidad internacional hace a todos los gobiernos del mundo es a no relajar las medidas de control del virus. A pesar de que las restricciones han sido levantadas en muchos países, las economías han sido reabiertas y las sociedades han vuelto a funcionar de manera dinámica, las cadenas de contagios continúan alterando la salud pública global. 

“Cinco millones de muertes deberían ser un recordatorio claro de que no podemos bajar la guardia. Se trata de un virus despiadado que no respeta fronteras”, dijo Guterres.

En este sentido, insistió en la urgencia de que los líderes mundiales apoyen firmemente la Estrategia Mundial de Vacunación que lanzó el mes pasado en conjunto con la Organización Mundial de la Salud, que busca la inmunización del 40% de la población de todos los países para fines de este año y del 70% para mediados del siguiente.

La pandemia no ha acabado

La ONU insiste en dar prioridad a un asunto clave que debe acompañar el proceso de inmunización global: no olvidar que la pandemia todavía no ha acabado. Las reaperturas de las economías y el funcionamiento del sistema de vida en el marco de la llamada ‘nueva normalidad’, han creado un clima de omisión social colectiva ante la crisis sanitaria.

Sin embargo, Guterres advirtió que “sería un error pensar que se ha superado la pandemia”, por lo que llamó a mantenerse alerta y a “combinar las vacunas con la vigilancia ahora que las restricciones se van levantando en muchos lugares y que la gente empieza a circular con mayor libertad”. Entre las medidas de salud pública pertinentes y probadas como eficaces, citó el uso de cubrebocas y la distancia física. @mundiario

La pandemia de la covid-19 alcanza las cinco millones de muertes a nivel mundial
Comentarios