Buscar

MUNDIARIO

Un páncreas artificial para tratar la diabetes tipo 2

Expertos han desarrollado una bomba de insulina automática con un monitor continuo de glucosa que suele limitarse a pacientes de diabetes tipo 1, pero podría convertirse pronto en la mayor esperanza de los que viven con el monstruo del azúcar.

Un páncreas artificial para tratar la diabetes tipo 2
Páncreas artificial. / RR SS
Páncreas artificial. / RR SS

Firma

Ibed Méndez

Ibed Méndez

La autora, IBED MÉNDEZ, es licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual. Escribe en MUNDIARIO, donde también coordina el área de Política & Economía y la edición AMÉRICA. @mundiario

Los pacientes con diabetes tipo 2 podría acudir pronto a un novedoso método para sobrellevar la enfermedad: un páncreas artificial. Un estudio publicado este lunes en el New England Journal of Medicine, asegura que expertos han desarrollado una bomba de insulina automática con un monitor continuo de glucosa que suele limitarse a pacientes de diabetes tipo 1, pero podría convertirse en la mayor solución para aquello que viven sometidos por el monstruo del azúcar.

La publicación detalla que esta alternativa permite utilizar un páncreas artificial para ayudar a los pacientes hospitalizados a mantener un buen control del azúcar en la sangre. Esta tecnología utiliza una fórmula de computadora para dirigir el suministro de la insulina desde una bomba basándose en las lecturas de azúcar en la sangre obtenidas con un monitor continuo y por si fuera poco, puede automatizar gran parte de la atención médica.

En esa línea, el autor del estudio y director de investigación de los Laboratorios de Investigación Metabólica de la Universidad de Cambridge, Roman Hovorka, ha explicado que “el sistema reacciona al aumento y caída de la glucosa”.

Páncreas artificial. RR SS

Páncreas artificial. / RR SS 

El estudio es el primero en mostrar la efectividad del sistema con la diabetes tipo 2 fuera de un entorno de cuidado crítico. Para llegar a esta conclusión, el equipo de Hovorka reclutó a 136 adultos con diabetes tipo 2 que fueron hospitalizados en el Reino Unido y en Suiza.

De este número, a 70 pacientes se les puso un sistema de páncreas artificial, mientras que a 66 se les suministraron las inyecciones de insulina estándar y una monitorización del azúcar en la sangre de forma periódica.

Los resultados mostraron que las personas del grupo del páncreas artificial tuvieron unos niveles de azúcar en la sangre que estaban dentro del rango deseado -entre 100 miligramos por decilitro [mg/dl] y 180 mg/dl-, el 66% del tiempo.

En el otro extremo, las personas del segundo grupo tuvieron unos niveles de azúcar en la sangre dentro de ese rango apenas un 42 por ciento del tiempo.

El páncreas artificial es una opción relativamente nueva, pero la realidad es que podría resultar de gran ayuda para los pacientes internados que deben recibir atención médica continua. Los responsables han hecho especial énfasis en que las mencionadas máquinas “proporcionan información cada cinco minutos. Y no podemos poner a una persona para que tome decisiones con esa frecuencia”. @mundiario