El padrenuestro sexual, los charlines, los miñancos y la Colau

padrenuestrosexualcolau_560x280
Dolors Miquel y Ada Colau.

A estas alturas andar con un padrenuestro sexual suena como a postguerra, o a algún complejo.

El padrenuestro sexual, los charlines, los miñancos y la Colau

Tras el padrenuestro sexual en un marco tan idóneo como la entrega de los premios Ciudad de Barcelona y presidido por la alcaldesa Ada Colau, la pregunta que uno se hace es: ¿los Colau y comparsa se drogan?.

Yo creo que no, porque cuando el que escribe, con veinte tacos, se fumaba unos canutillos estudiando Derecho en Santiago de Compostela, pues aparte de la risa que a uno le entraba, el punto era ir de fiesta, ir a pubs, discotecas y divertirse. Desde luego, todo menos ir a la Catedral o al Paraninfo de la Universidad a recitar un poema.

Yo estoy seguro de que los Colau y comparsa, repito, no se drogan; pero si hubiera la mínima duda, yo creo que lo mejor es que vuelvan los Charlines y los Sito Miñancos porque por lo visto al cannabis ahora lo cortan con cosas muy raras, pero muy raras.

Desde que han metido en el trullo a los señores de Charlines y a los señores de Miñancos, esto es una locura porque ya no se sabe bien ni quién ni con qué se trafica; porque antes, decir Miñancos o Charlines, era algo así como una garantía de calidad de calidad.

Esto lo digo porque estoy seguro de que los Colau no se drogan, pero si por lo que sea existe esa posibilidad de que se metan algo y no les salga, incluido en el cerebro, que averigüen que es exactamente porque aún los queda El Credo y el Avemaría.
 

El padrenuestro sexual, los charlines, los miñancos y la Colau
Comentarios