La ONU consigue un alto al fuego en Mariúpol para evacuar a cientos de civiles

Planta Azovstal en Mariúpol. / RR SS.
Planta Azovstal en Mariúpol. / RR SS.

Las Naciones Unidas y la Cruz Rojas intervinieron para lograr que un grupo que se escondía en la planta de Azovstal tengan una salida controlada por medio de una corta tregua.

La ONU consigue un alto al fuego en Mariúpol para evacuar a cientos de civiles

Mariúpol es una de las ciudades trofeo que Rusia busca a toda costa tras no haber conseguido el poder de Kiev a más de dos meses del comienzo de la invasión a Ucrania. La ciudad portuaria es una de las más asediadas gracias a su importancia estratégica para Moscú así como su cercanía con Crimea, la península ucraniana anexada por Rusia de forma ilegal.

Desde hace semanas Kiev reclama a Moscú un alto al fuego para evacuar a los civiles de Mariúpol, algo que no se ha logrado hasta ahora, que gracias a la intervención de las Naciones Unidas (ONU) y la Cruz Roja, se ha logrado que cientos de civiles abandonen de forma segura el polígono industrial de Azovstal en Mariúpol.

Durante la tregua, el Ejército ruso detuvo el ataque armado y por su parte, las fuerzas ucranianas no sacaron ventaja de la tregua. Este gesto, aunque mínimo, da esperanzas de lograr la evacuación total del lugar. Semanas atrás, Rusia cambió de estrategia y centró sus fuerzas en el sur y en el Donbas, con miras de hacer crecer su frontera y disminuir el territorio ucraniano.

No hay ninguna garantía de que el gesto se repita, pero es un pequeño rayo de luz y esperanza para que logre abrirse un corredor humanitario que permita la evacuación de miles de civiles que optaron por refugiarse en el laberinto de túneles de Azovstal. Junto a los civiles, hay unos 2000 soldados ucranianos que aún resisten en la ciudad pese al poder de las tropas enemigas en la región.

A las cuatro de la tarde, cientos de civiles salieron del polígono sin ninguna custodia armada y fueron dirigidos hacía un lugar asignado donde entraron los autobuses que les permitirían dejar la ciudad y dirigirse hacía una zona más segura. El convoy de vehículos se dirigió hacía la ciudad de Zaporiyia, en manos de las tropas ucranianas donde finalmente descenderían los civiles.

La situación en Mariúpol era crítica desde hace semanas y con el ejército ruso negándose a parar el bombardeo, mientras el ejército ucraniano también dificultaba la salida de las personas debido a su compromiso con evitar que los rusos se hagan con el control de la ciudad.

Por su parte, el Kremlin solo ha facilitado la salida de ucranianos dispuestos a escapar hacía Rusia. Solo el pasado sábado el ministro de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, aseguraba que cerca de un millón de ucranianos han encontrado refugio en el territorio ruso. Aunque el ministro habló de corredores humanitarios, hay quien piensa que son deportaciones forzosas.

En Mariúpol, la situación es peor que en cualquier otra ciudad. Contaba con 450.000 ciudadanos, de los que al menos 200.000 continúan allí. Desde Kiev afirman que han fallecido 20.000 personas a causa de la guerra, muchos de ellos terminaron enterrados en fosas comunes y otros incinerados en hornos móviles. Unas de las supuestas razones del gobierno ruso para no permitir que estas personas dejen la ciudad, serían evitar que se den a conocer los crímenes de guerra cometidos contra los ucranianos. @mundiario

La ONU consigue un alto al fuego en Mariúpol para evacuar a cientos de civiles
Comentarios