Buscar

MUNDIARIO

La OMS pide a los jóvenes en todo el mundo “no bajar la guardia” ante la Covid-19

Esta declaración de la autoridad sanitaria global deja entrever que existe una nueva alarma internacional por la actividad de la vida social, comercial y empresarial en los países occidentales
La OMS pide a los jóvenes en todo el mundo “no bajar la guardia” ante la Covid-19
Jóvenes pasajeros en el metro de Tokio, Japón / Pexels.
Jóvenes pasajeros en el metro de Tokio, Japón / Pexels.

En una pandemia tan voraz como la del nuevo coronavirus, no hay discurso ni retórica política que valga cuando los hechos y la probidad de la ciencia hablan. Y es que tras las polémicas declaraciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien aseguró que “los jóvenes son casi inmunes a la Covid-19”, el ente rector de la salud pública global ha salido al paso para contradecir al líder del país más poderoso del mundo (también el que más contagios y muertes tiene por coronavirus) con base en la certeza científica y médica.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) llamó este pasado jueves a los jóvenes a “no bajar la guardia” en medio de rebrotes de la enfermedad en el mundo. Latinoamérica y el Caribe, que tienen más infecciones de Covid-19 que cualquier otra región del planeta, vive la mayor crisis en el último siglo.


Quizás también te interese:

Moderna anuncia el precio de su potencial vacuna contra el coronavirus


Esto implica que la clave para el control epidemiológico del segundo ciclo de contagios que se produce actualmente en EE UU y Europa, pasa por el control de la vida social de ocio, pues las reaperturas de las economías de los países con mayor actividad comercial y empresarial en el país norteamericano y la UE, supone un factor muy contraproducente para el retorno a una normalidad parcial. La misma dinámica social acelerada de los movimientos de la población joven en las ciudades occidentales hace que en el camino recorrido en estos seis meses de pandemia, se den varios pasos hacia atrás justo en el período de mayor propagación del virus en todo el mundo. 

En Estados Unidos, el país más afectado del mundo por la pandemia, el epicentro está en Florida, el tercer estado más poblado, que reportó un récord de 253 muertes diarias, en medio de preparaciones para la llegada el fin de semana de la tormenta tropical Isaías. Es decir que, incluso a pesar del período de agitación meteorológica y climática que sacude al hemisferio occidental, la población estadounidense se comporta mediante patrones sociales que no van acorde con la emergencia sanitaria global y se arriesga a que se genere una nueva explosión de Covid-19 en brotes más acelerados y en cadena por cada estado del sur de EE UU, que son los que han reavivado la velocidad de la pandemia en el que sigue siendo su actual epicentro.

La covid-19 deja más de 667.000 muertes en todo el mundo y más de 17 millones de infecciones desde el primer caso diagnosticado en China a fines del 2020. En España, los contagios han vuelto a aumentar con más de 1.000 casos registrados sólo en el día de ayer, jueves 30 de julio, según el Ministerio de Sanidad.

“Parece que los rebrotes en algunos países son en parte causados por jóvenes que bajan la guardia durante el verano en el hemisferio norte”, dijo el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus. 

Esta declaración de la autoridad sanitaria global deja entrever que existe una nueva alarma internacional por la actividad de la vida social, comercial y empresarial en los países occidentales que más consumo, movilidad urbana y desplazamientos poblacionales registran en todo el mundo.

Tedros advirtió que los jóvenes “no son invencibles” y los llamó a “liderar la adopción de las nuevas pautas sociales para detener la pandemia, como el distanciamiento físico y el uso de la mascarilla”.

La OMS hace así un llamado enérgico a la instauración de nuevos patrones sociales basados en la cultura sanitaria e higiénica enfocada en la preservación de la vida por encima de la preservación del ritmo normal, acelerado, agitado y expansivo de la economía, sobre todo en el área comercial del ocio nocturno en Occidente, que está histórica y tradicionalmente apegado a esa parte de su idiosincrasia. @mundiario