Buscar

MUNDIARIO

La OMS insiste en que se hagan más pruebas y mejores rastreos para frenar la pandemia

“No hay otra alternativa, este virus no va a desaparecer, es muy peligroso, y no se aburre”, recalcó un funcionario de la OMS. El organismo sanitario dice que la humanidad deberá aprender a vivir con ese patógeno.
La OMS insiste en que se hagan más pruebas y mejores rastreos para frenar la pandemia
El escudo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) / Pexels.
El escudo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) / Pexels.

La clave para restarle velocidad a la expansión de una crisis que, mucho más allá de un virus, deja a su paso una estela de miseria, pobreza, crisis económica, daño sanitario y dolor emocional, pasa por aplicar la estrategia epidemiológica de la detección de contagios y el seguimiento a la red de contactos que siguen la cadena de transmisión de una persona infectada con el camino de huéspedes que el coronavirus recorrió para propagarse.

Es por ello que el enviado especial de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la Covid-19, David Nabarro, recalcó este martes que “las pruebas, el pesquisaje y el aislamiento de los contagios son vitales para controlar al nuevo coronavirus”.


Quizás también te interese:

La OMS duda de la vacuna de Rusia contra la Covid-19 y le sugiere más pruebas


Esto implica que la autoridad sanitaria global podría pronunciarse en las próximas semanas para sugerir una nueva política epidemiológica global basada en la optimización de la gestión sanitaria con esos mecanismos de monitoreo permanente a la curva de propagación del virus y al comportamiento cíclico natural que tiene el SARS-CoV-2 en todas las regiones del planeta.

En unas declaraciones ofrecidas este martes a la emisora Radio 4 de la cadena británica BBC, el funcionario explicó que “con esos tres sistemas en práctica, los rebrotes de la enfermedad serán pequeños, y más fácil de combatir”. 

De esta forma, se podría crear un cordón epidemiológico que funcione como barrera de contención contra los focos que surgen en las áreas y lugares masivos que generan concentraciones sociales, sobre todo en los países que han reactivado sus economías y liberado a sus poblaciones de los confinamientos, como España, Alemania, Francia e Italia.

“Pero, si las pruebas, el pesquisaje de los contactos y el aislamiento de los pacientes no se hace de forma adecuada, entonces tendremos un resurgimiento muy grave, que redundará en retos para la economía”, agregó Nabarro. Es decir, el control de la crisis socioeconómica pasa directamente por el control sanitario de una crisis que se instalará de forma endémica bajo la forma de brotes a lo largo de uno, dos e incluso tres años, según las estimaciones de científicos de la Universidad de Harvard (EE UU).

El experto de la OMS señaló además que “el coronavirus SARS-CoV-2 causante de la Covid-19 es un virus de presencia constante, que se manifiesta con rebrotes y focos ocasionales, en lugar de una segunda oleada”, según dijo hoy en su entrevista con la BBC Radio. Por esa razón, los focos de coronavirus se posicionan como el nuevo reto de las reaperturas de las economías, dado que ya no hay explosiones de contagios como las del inicio de la pandemia en su fase de implosión en febrero y marzo, sino que ahora surgen brotes que crean una cadena de transmisión constante e invisible.

Según Nabarro, la nueva realidad de esta pandemia, que ha infectado hasta el momento a más de 18 millones 142 mil personas en el mundo, con saldo de casi 700 mil muertos, es que “habrá que aprender a convivir con la enfermedad”.

“No hay otra alternativa, este virus no va a desaparecer, es muy peligroso, y no se aburre”, recalcó el funcionario de la OMS. Este argumento del funcionario se acopla con la cuestionada política que el organismo de salud global ha mantenido a lo largo de esta crisis bajo un enfoque de no creer en vacunas ni confiarse de las investigaciones avanzadas que las grandes potencias mundiales desarrolla en camino a la era post-pandemia con el antiviral que inmunizaría a la humanidad.

En el Reino Unido, donde se reportan más de 46 mil 200 muertes y al menos 305 mil casos positivos a la Covid-19, existe el temor de que se produzca una segunda ola de la enfermedad en el invierno. La crisis se extiende y el desbloqueo de la vida económica, social y laboral en la nación británica podría pasarle factura con un elevado costo humano pese a que la prestigiosa Universidad de Oxford se encuentra en la fase final de su prometedora vacuna contra el coronavirus.

Por otro lado, los científicos de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres (LSHMT) y del Colegio Universitario de Londres advirtieron este martes que, “de no mejorarse el actual sistema de pruebas y rastreo de los contagios antes del reinicio del curso escolar en septiembre, el país podría sufrir un segundo pico de la epidemia, dos veces más grave que el primero”, según detalló el funcionario de la OMS al medio británico. @mundiario