La OMS dice que aún espera los resultados de Rusia sobre su vacuna contra la Covid-19

maxresdefault
La científica jefa de la OMS, Soumya Swaminathan / YouTube.
El pulso por el control de la economía mundial y del nuevo mundo post-pandemia, que podría llegar en 2021, es la estrategia por la cual la potencia comunista planea lanzar al mercado su vacuna antes que Estados Unidos.
La OMS dice que aún espera los resultados de Rusia sobre su vacuna contra la Covid-19

A medida que pasa el tiempo y la pandemia de coronavirus se instala cada vez con más fuerza en el sistema de vida de la humanidad como un nuevo elemento natural del ecosistema y del espacio de interrelación social colectiva, la carrera científica mundial rumbo a la tan esperada vacuna; el recurso más valioso y cotizado del mundo este año, sigue descartando a los competidores que no logran dar con la aprobación epidemiológica e inmunológica efectiva de su antiviral. Si no hay rigurosidad y veracidad científica, entonces los intereses geopolíticos de las potencias que buscan expandir su influencia en el sistema global con ese antídoto potencialmente exportable, se verán desintegrados. Uno de esos grandes actores internacionales es Rusia.

Y es que la Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró este martes que todavía se encuentra a la espera de que el Gobierno de Rusia le remita sus resultados concluyentes, definitivos y más rigurosos sobre el período de pruebas de su polémica vacuna Sputnik V contra el coronavirus, que el presidente ruso Vladimir Putin registró y anunció oficialmente con bombos y platillos el pasado 11 de agosto para su distribución dentro del país a partir de septiembre.


Quizás también te interese:

La OMS confirma que han bajado los nuevos casos y muertes por Covid-19 en todo el mundo


Esto implica que la autoridad sanitaria global continúa exigiendo a la tercera potencia más grande del mundo que mantenga la ética científica por encima de sus intereses estratégicos. Ese es el mensaje que puede inferirse del impasse que actualmente tiene a Rusia actuando de una manera muy unilateral frente a la OMS, que exige pruebas fehacientes de que la vacuna Sputnik V es realmente eficaz en la generación de un alto volumen de anticuerpos para neutralizar la acción del virus. Sin embargo, Moscú asegura que sí funciona sin comprobarlo y sin mostrar evidencia sustentada de que el antiviral inmuniza en su totalidad las células humanas.

El organismo detalló que está a la espera de que Rusia comparta con sus expertos los datos sobre “la eficacia y seguridad de la vacuna que desarrolló contra el COVID-19 para así abrir un diálogo sobre los requerimientos adicionales que debe cumplir”.

Por lo tanto, el antiviral ruso deberá pasar a la fase III, que el Gobierno y el Instituto de Epidemiología Gameleya -que desarrolla la vacuna- se saltaron. Los resultados obtenidos en el proceso deberán ser publicados en revistas científicas y enviar los avances de cada etapa con los respectivos porcentajes de inmunización a cada grupo de voluntarios para que la OMS pueda evaluar si considera que esa vacuna es eficaz y segura en la protección contra la Covid-19.

“Estamos en discusiones con las autoridades rusas para conocer mejor su vacuna candidata y les hemos pedido los datos sobre eficacia y seguridad”, confirmó la científica jefa de la OMS, Soumya Swaminathan.

El ente rector de la salud pública mundial insiste en su vehemente petición, que podría ser interpretada por Rusia como una disputa por el control global de la vacuna de parte del conglomerado científico que hace vida en la OMS, lo cual Moscú vería también como una señal de una presunta intención del organismo de hacerse con la patente de Sputnik V para distribuirla en el Fondo COVAX, un sistema de distribución suscrito por 172 países miembros de esa agencia de la ONU.

“Entendemos que han pasado algunos estudios preliminares en humanos y que están por entrar en fase 3 (de ensayos clínicos), en la que realmente podrá mostrar su eficacia”, sostuvo la experta este pasado lunes 24 de agosto.

¿Qué pasaría si la vacuna rusa no funciona?

Si esa eficacia no es demostrada, entonces la OMS podría anular la distribución de esa vacuna mediante la plataforma COVAX, lo que generaría una omisión diplomática de Rusia para comercializarla a nivel mundial pese al riesgo sanitario con el objetivo de ganarle el pulso global a su eterno rival, Estados Unidos, por el control geopolítico de los mercados y del sistema mundo en la nueva era post-pandemia que podría llegar en 2021.

Según el equipo científico principal de la máxima institución de salud, “a la mitad de los participantes se les inyecta un placebo y al resto la verdadera candidata a vacuna con el fin de valorar la eficacia del producto comparando los resultados de ambos grupos”. No obstante, placebo y el principio activo de la vacuna en su composición genética no posee la eficacia comprobada que sí tienen, por ejemplo, las vacunas ARN-1273 (de la farmacéutica estadounidense Moderna) y la ChadOx-nCoV-2 (desarrollada por la Universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca en el Reino Unido).

La pugna por el control del espacio de la salud pública mundial como un nuevo mercado financiero, geopolítico y diplomático es el campo de confrontación de las dos potencias que buscan influir en el nuevo mundo post-coronavirus desde sus respectivas posiciones en cada hemisferio del planeta: Estados Unidos en Occidente y Rusia en Oriente. @mundiario

La OMS dice que aún espera los resultados de Rusia sobre su vacuna contra la Covid-19
Comentarios