Buscar

MUNDIARIO

La OMS confirma que la Covid-19 se produjo de forma natural y no en un laboratorio

Esta nueva revelación del organismo alivia la carga política y diplomática que China debía soportar ante la creciente presión de Estados Unidos para exponer la matriz de opinión global de que Pekín sabía del brote y lo ocultó.
La OMS confirma que la Covid-19 se produjo de forma natural y no en un laboratorio
El director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus / publico.es
El director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus / publico.es

La teoría conspirativa que durante meses ha sembrado la duda y el repudio de una parte del mundo hacia China, ya ha sido borrada y anulada por la base de la ciencia en la vocería del organismo encargado de controlar el volátil ciclo biológico que, paradójicamente, surgió en China y que el régimen comunista de Xi Jinping ocultó con varias semanas de retraso, lo que hizo perder tiempo y vidas a muchos países a nivel mundial. 

Y es que el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, afirmó este pasado domingo que el origen del coronavirus que produce la enfermedad de la Covid-19 es natural, lo cual deja de lado las especulaciones que se han generado sobre la presunta fabricación de ese patógeno en un laboratorio. 


Quizás también te interese:

Científicos revelan que la luz ultravioleta ‘mata’ al coronavirus sin dañar a los pacientes


Esto implica que las posiciones diplomáticas de muchos países occidentales aliados del polo de poder que controla el hemisferio más grande del planeta (Estados Unidos), podrían variar en la medida que las estrategias de contención epidemiológica sean complementadas por mecanismos de supervisión sobre las actividades industriales y empresariales, que generan una contaminación tan elevada, que alteran los ciclos de vida del ecosistema y eso produce mutaciones en los organismos y microorganismos afectados por la polución de los gases de efecto invernadero y del dióxido de carbono emitido por las plantas productoras de alimentos, vehículos y toda una larga cadena de bienes que alimentan la economía mundial.

“Como se ha mencionado en múltiples oportunidades, el virus ha ocurrido de manera natural. Todas las publicaciones apuntan a que es algo que se ha generado de manera natural”, precisó el jefe del ente rector de la salud pública global.

El SARS-CoV-2, como se le conoce en la comunidad científica mundial al nuevo tipo de coronavirus que produce la Covid-19, ha tenido varias mutaciones que le permiten insertarse en las células T del organismo con la proteína coronaria que posee en su estructura superior; de ahí su nombre coronavirus.

El director de la OMS también instó a instituciones, gobiernos, medios y a la gente en general a “combatir la desinformación y las noticias falsas, ya que ponen en riesgo la vida y la salud de las personas. Tiran por tierra la confianza en la ciencia, en las instituciones y en los sistemas de salud. La información falsa está dificultando la respuesta a la pandemia. El mundo debe unir nuestras fuerzas para luchar contra ella y promover información basada en la evidencia científica y la salud pública”.

Por lo tanto, esta nueva revelación de la OMS alivia la carga política y diplomática que China debía soportar ante la creciente presión de Estados Unidos para exponer la matriz de opinión global de que Pekín sabía del brote y se negó a informar a tiempo al mundo en complicidad con la OMS para obtener el beneficio político-diplomático de llegar a ser el principal financista del organismo, dada la retirada de EE UU de su aporte a la entidad por su estancada rivalidad con la segunda mayor economía del mundo, que cada vez le pisa más de cerca los talones.

“Para hacer frente a esta situación, varios organismos de las Naciones Unidas han hecho el esfuerzo de unir recursos para combatir las noticias falsas y los negacionismos que le han dado la vuelta al mundo y que han dificultado la lucha contra la propagación de la pandemia”, indicó la máxima autoridad de la OMS. 

De hecho, el organismo creó el fondo COVAX para garantizar el acceso y la distribución equitativa de la eventual vacuna contra la Covid-19 a los países pobres. Sin embargo, EE UU presiona para dominar el mercado, comercializar su antiviral e impedir la entrada de China a la región con una vacuna enviada por la OMS, Reino Unido o Rusia a fin de bloquear cualquier intento de expansión financiera, comercial y diplomática de sus rivales comunistas (Pekín y Moscú) en Occidente, sobre todo en el que denomina su ‘patio trasero’; América Latina. 

"Los mismos principios que aplicamos para combatir la pandemia del coronavirus, debemos aplicarlos para combatir la pandemia de la desinformación", recalcó la OMS.

Hasta este lunes 28 de septiembre, se registra un total de 33 millones 230.260 casos confirmados y 999.369 por Covid-19 en todo el mundo, según la base de datos de la Universidad Johns Hopkins, situada en Maryland, EE UU. @mundiario