Buscar

MUNDIARIO

La OMS anuncia que Europa se ha vuelto a convertir en el epicentro mundial de la pandemia

Varios Gobiernos de países europeos, como España, Francia, Bélgica, Reino Unido y Holanda, han aplicado restricciones sobre los comercios, restaurantes y lugares de ocio social para evitar las aglomeraciones urbanas que generen focos de superpropagación de la Covid-19.
La OMS anuncia que Europa se ha vuelto a convertir en el epicentro mundial de la pandemia
Una mujer camina cerca de la Torre Eiffel en París, la capital de Francia, en plena pandemia de Covid-19 / Euronews.
Una mujer camina cerca de la Torre Eiffel en París, la capital de Francia, en plena pandemia de Covid-19 / Euronews.

El continente que recibió el primer coletazo de la onda expansiva de la pandemia cuanto el brote de Covid-19 estalló en China en diciembre de 2019 y se agravó en febrero de 2020, ya sufre las consecuencias de haber sido de las primeras regiones del planeta en reactivar sus economías y reabrir sus sociedades. La factura es muy alta, no solo financieramente, sino también a nivel humanitario y sanitario. 

Y es que la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció este pasado lunes que Europa ha vuelto a ser el epicentro global de la pandemia Covid-19, aunque dijo que “todavía pueden tomarse medidas para evitar tener que recurrir otra vez a los confinamientos”.


Quizás también te interese:

El Reino Unido bate récord de muertes por coronavirus en 24 horas


Esto implica que ahora los países que reactivaron sus economías y levantaron los estados de emergencia o alarma deberán imponer cuarentenas selectivas o totales en sus territorios para contener los rebrotes, pues la actividad económica retomó su movilidad y en muchas ciudades y grandes metrópolis del viejo continente no se tomaron las medidas de bioseguridad recomendadas por la OMS. Los países más afectados por la segunda ola de la pandemia en Europa son Francia, España, Alemania e Italia.

Por su parte, el director de Emergencias Sanitarias de la OMS, Mike Ryan, pidió “mayores sacrificios” y “tomar ejemplo de países que han conseguido evitar nuevas oleadas de la pandemia”. Según los registros del organismo, la región europea llegó a presentar más de 200.000 casos de Covid-19 diarios en las últimas jornadas.

Entonces, es esencial que la Unión Europea planifique la celebración de una cumbre de emergencia en el Consejo Europeo para aplicar nuevas medidas comunitarias, es decir, sugerencias de contención epidemiológica consensuadas por los Gobiernos europeos. 

En una conferencia de prensa, la directora técnica de la OMS para la Covid-19, Maria Van Kerkhove, añadió que “los expertos aún tienen la esperanza de que no hagan falta nuevamente confinamientos nacionales como los dictados en la primavera en el hemisferio norte y que se puedan controlar las cifras con otras herramientas como el rastreo de contactos”.

Sin embargo, el paradigma de la gestión de la salud pública mundial se ha visto eclipsado por los sesgos políticos de muchos gobiernos que creen que no atender la recuperación económica a tiempo por el impacto de los confinamientos mata más personas y reduce más sociedades que el mismo virus, como por ejemplo, según así lo ven los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump, y Brasil, Jair Bolsonaro. 

Van Kerkhove también insistió en que “se debe hacer todo lo posible por mantener las escuelas abiertas, después de que en la primera oleada tuvieran que cerrar durante varios meses”.

En este aspecto, la autoridad sanitaria global cambió su postura con respecto a los confinamientos, pues luego de que 3.800 millones de personas en todo el mundo quedasen aisladas por la propagación de la pandemia, ahora la OMS dice que no son necesarias las cuarentenas porque “generan pobreza, hambre y dañan las economías”.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, reiteró por su parte que “la organización entiende la fatiga física y mental (de la población mundial)”. En ese sentido, pidió a los líderes políticos hacer “todo lo posible por proteger a los trabajadores sanitarios y evitar que los hospitales y unidades de cuidados intensivos lleguen al límite de su capacidad”.

Se trata de instaurar una nueva política sanitaria en la cual la inversión pública de los Gobiernos destine amplios flujos de capitales en la optimización de la atención médica, pues solo así se podrá reducir la velocidad de expansión de la segunda ola y retomar la estabilidad social-económica relativa en muchos países. 

Europa con unos 9.000.000 casos y más de 250.000 muertes padece en la actualidad un rebrote de la Covid-19. Varios Gobiernos de países europeos, como España, Francia y Bélgica, desde este fin de semana se han visto obligados a imponer nuevas medidas de aislamiento social, con el objetivo de contener la propagación del coronavirus. Asimismo, en Reino Unido y Holanda hay restricciones sobre los comercios, restaurantes y lugares de ocio social para evitar las aglomeraciones urbanas que generen focos de superpropagación de la Covid-19 en medio de un tambaleo económico constante de esos países y de toda la Unión Europea. @mundiario