Buscar

MUNDIARIO

¿Por qué la OMS alerta de que el mundo ya debe prepararse para la próxima pandemia?

El sistema de vida humano ha cambiado para siempre, lo cual lo llevará a asumir el enorme reto de reconfigurar su economía para evitar que el lucro del sistema capitalista crezca en detrimento del ecosistema.
¿Por qué la OMS alerta de que el mundo ya debe prepararse para la próxima pandemia?
América Latina es actualmente, junto a Estados Unidos, el epicentro mundial de la pandemia de Covid-19 / CNN.
América Latina es actualmente, junto a Estados Unidos, el epicentro mundial de la pandemia de Covid-19 / CNN.

La humanidad puede controlar muchas cosas, muchos espacios y muchos ámbitos de su existencia y su entorno, pero no puede controlar el ecosistema donde habita, crece y se desarrolla. No hay tecnología, al menos por ahora, que permita predecir cuándo detonará un ciclo biológico que descomponga a la población mundial. El actual proceso natural que tiene en jaque a nuestra civilización no pudo ser previsto, así como mucho menos pudo serlo la pandemia más grave que había ocurrido antes de la de coronavirus: la de la mal llamada gripe española en 1918.

No obstante, la prevención es la mejor estrategia que la humanidad debe adoptar en busca de su supervivencia durante las próximas décadas, que se avizoran igual de turbulentas que esta en un siglo, el XXI, donde la volatilidad del sistema de relaciones y de vida en la era posmoderna ha desencadenado conflictos y crisis tan o más inestables que las del agitado siglo XX.


Quizás también te interese:

La OMS advierte de que "esta no será la última pandemia"


Y es que el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, instó este lunes a todos los países a invertir en salud pública, “ya que el mundo debería de estar mejor preparado para la próxima pandemia”.

Esto implica que el nuevo paradigma que debe predominar en la economía mundial durante la era post-pandemia es el de la inversión en la humanidad misma; un asunto de seguridad global que muchos Gobiernos no entienden o menosprecian al creer que el mayor reto para la supervivencia de nuestro sistema de vida son las guerras, las tensiones con Rusia, China y Estados Unidos, o la expansión acelerada de la tecnología. 

De hecho, el mayor reto es el proceso mismo de readaptación de los ciclos naturales en el ecosistema debido a la distorsionada estructura que el sistema industrial de las grandes potencias mundiales ha causado en el medio ambiente con una influencia directa o indirecta sobre el surgimiento de fenómenos que, al mismo tiempo, son muy propios de la naturaleza, pero que se activan con la contaminación de la civilización posmoderna en su sistema de funcionamiento sobre la economía global en la cual subsiste.

"Esta no será la última pandemia. La historia nos enseña que los brotes y las pandemias son una realidad. Pero cuando llegue la próxima pandemia, el mundo debe estar preparado, más preparado que esta vez", advirtió el jefe de la OMS en una conferencia de prensa desde Ginebra (Suiza), reseñado por la agencia Reuters.

El factor natural de esta crisis es que los virus son parte del ecosistema en que vivimos. Es imposible erradicarlos de la faz de la Tierra, pero lo que sí es posible es que el consenso de la comunidad internacional acuerde y diseñe una nueva política económica global sostenible basada en los siguientes parámetros: cero emisiones de dióxido de carbono, cero modificación genética en la industria alimentaria y limitar el alcance químico en la industria de procesamiento de animales para el consumo humano. Son piezas clave de la arquitectura económica-industrial mundial que, si son suprimidas con tecnología no contaminante, se podrá disminuir el riesgo estadístico de que implosionen nuevos focos infecciosos.

Mientras tanto, la pandemia de coronavirus continúa su ciclo expansivo natural y ya ha infectado a más de 27 millones de personas en todo el planeta, según los últimos datos de la Universidad Johns Hopkins (EE UU). La base de datos de ese prestigioso centro de estudios de medicina arroja un total de 27 millones 208.206 casos y 889.989 muertes por Covid-19. Un total de 18 millones 157.076 personas se recuperaron desde el inicio del brote en febrero.

El sistema de vida humano ha cambiado para siempre, lo cual lo llevará a asumir el enorme reto de reconfigurar su economía para evitar que el lucro del sistema capitalista crezca y se expanda en perjurio de la estabilidad natural de nuestro ecosistema por los altos índices de contaminación global, especialmente de las dos economías más poderosas del mundo; Estados Unidos y China, el actual epicentro y el origen de la pandemia, respectivamente. @mundiario