Buscar

MUNDIARIO

La OMS advierte de una “situación muy seria” en Europa por el coronavirus

El mundo observa la respuesta que la región más avanzada del planeta dará a la crisis global más grave del siglo XXI, esto sin dañar los pilares de una sociedad tan desarrollada como la europea.
La OMS advierte de una “situación muy seria” en Europa por el coronavirus
El director de la OMS para Europa, el médico belga Hans Kluge / RR SS WHO.
El director de la OMS para Europa, el médico belga Hans Kluge / RR SS WHO.

El continente modelo del paradigma del desarrollo humano occidental en esta era postmoderna ha sido, irónicamente, el que más problemas logísticos ha enfrentado para mantener a raya la expansión de la pandemia de coronavirus, pues la naturaleza misma de interrelación social masiva y la voraz actividad económica-comercial sobre cuyas bases se ha construido el éxito socioeconómico de sus poblaciones, es el detonante de la actual situación en la que Europa no logra terminar de recuperarse de la etapa más dura de la crisis sanitaria.

Y es que el director regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el médico belga Hans Kluge, advirtió este jueves que actualmente hay una "situación muy seria" en el viejo continente con un “incremento semanal de casos de coronavirus superior al registrado en el primer pico de marzo”.


Quizás también te interese:

La mayor compañía biotecnológica asegura que no habrá vacuna contra la Covid-19 hasta 2024


Esto implica que la estrategia epidemiológica de los Gobiernos de la Unión Europea se ha diluido rápidamente por las decisiones precipitadas que algunos países tomaron al reabrir los lugares de ocio social masivo y actividad pública acelerada (discotecas, restaurantes, entre otros), como lo hicieron España, Francia y Reino Unido. Estas naciones ahora enfrentan rebrotes de Covid-19 que han obligado a aplicar nuevos confinamientos focalizados por regiones, lo cual atomiza de una manera muy poco uniforme la actividad económica, dejando a algunas ciudades con altas tasas de desempleo y a otras con un flujo de rentas que se ha movido ágilmente desde que inició la desescalada progresiva de la cuarentena.

En una rueda de prensa para evaluar los últimos datos relativos a la evolución de la pandemia en Europa, Kluge precisó que “los casos registrados en la región la semana pasada superaron los 300.000”.

Entonces, el gran riesgo que enfrenta la Unión Europea se basa en perder el terreno ganado en estos últimos tres meses con la aprobación del paquete de rescate del bloque por 750.000 millones de euros, destinado a financiar la reconstrucción de la economía europea; un avance que podría modificarse o alterarse si una nueva fase de propagación de la Covid-19 azota a Europa por la falta de contención social-civil de los Gobiernos ante una crisis que aún no acaba, pese a que la anulación de los confinamientos y las medidas de seguridad ayuden a mitigar la pandemia.

La OMS apeló este jueves a la “coherencia regional ante los alarmantes índices de contagio por el coronavirus en Europa” y a “una acción coordinada para la que se considera que todavía hay margen”.

Se trata de una política de seguridad regional basada en mantener el orden público relativo a la administración y regulación de los flujos de movilización social que se desplazan por las grandes urbes europeas, lo cual contribuirá a reducir la probabilidad de contagios y de formación de nuevas cadenas de transmisión sin afectar la actividad económica, pues podría aplicarse bajo un esquema secuencial.

En las últimas dos semanas, más de la mitad de los países europeos registraron un incremento de casos de más del 10% y en siete de ellos incluso se duplicaron. A la cabeza de la lista de rebrotes de coronavirus en la región se encuentran España, Francia y Reino Unido.

“En primavera y a comienzos de verano pudimos observar el impacto de las estrictas medidas de restricción y vimos prosperar nuestros esfuerzos y nuestros sacrificios hasta el punto de alcanzar en junio los números más bajos de la pandemia”, declaró el representante de la OMS.

No obstante, el comportamiento natural del ciclo biológico de la pandemia es muy volátil y ahí radica el verdadero reto para los Gobiernos y sus autoridades sanitarias: controlar el virus antes de que surjan nuevos focos de contagio de forma súbita y abrupta.

“En este sentido, los números de septiembre deberían servir de toque de atención”, agregó Kluge. Esta declaración deja entrever que la OMS insiste en su llamado a los países europeos para que den el ejemplo al mundo sobre el control epidemiológico de esta crisis a la espera de la tan ansiada vacuna contra la Covid-19 para el período comprendido entre 2021 y 2022.

“Aunque los números son reflejo también de un mayor número de pruebas o análisis, muestran índices alarmantes de transmisión en toda la región”, dijo el experto. 

De esta forma, la tendencia en la UE de ahora en adelante podría apuntar hacia una nueva estrategia epidemiológica bajo la expectativa de que un poderoso ex miembro del bloque está cerca de aprobar la potencial vacuna contra la Covid-19; la desarrollada por la farmacéutica AstraZeneca y la prestigiosa Universidad de Oxford, ambas del Reino Unido.

Desde el inicio de la pandemia, Europa ha registrado 4.893.614 casos de coronavirus y 226.524 muertes, según la base de datos de la OMS.

“Más allá de las cifras, el impacto en la salud mental, en las economías, en las vidas y en la sociedad ha sido monumental”, agregó la autoridad sanitaria europea.

Con respecto a este punto, es esencial que la atención de los Gobiernos europeos a la actual crisis sea directa hacia la implementación de mecanismos de alivio socioeconómico con el objetivo de evitar que esos focos de involución o retroceso en el mundialmente famoso nivel de desarrollo de Europa generen un estatus quo de frustración civil en sus dinámicas poblaciones.

Por eso, Kluge hizo un llamado a la "coherencia regional" y a un "esfuerzo colectivo" de los 53 Estados miembros de la OMS en Europa, al tiempo que recordó que "las respuestas han sido muy efectivas, cuando las acciones han sido inmediatas y decididas".

Con base en esta premisa, podría instalarse un nuevo eje de acción logística sanitaria, diplomática, humanitaria y financiera en la región para que ese paradigma de inversión en el desarrollo y de solución a las crisis siga siendo el sello y/o marca mundial de la Unión Europea ante un mundo que observa la respuesta que la región más avanzada del planeta dará a la crisis global más grave del siglo XXI.

"No obstante, el virus ha sido implacable cuando han prevalecido la informalidad y la desinformación", concluyó el delegado de la OMS para Europa.

El mensaje es claro y taxativo: una política comunicacional eficaz desde el centro de poder de la UE debe advertirles a los ciudadanos de la región que solo será posible superar la crisis si la sociedad aporta su cuota de responsabilidad civil, lo cual no perjudicará el sistema de interrelación social ni el sistema económico; los dos pilares de una sociedad tan desarrollada como la europea. @mundiario