Buscar

MUNDIARIO

La OMS advierte de que la inactividad física por el confinamiento puede “crear otra pandemia”

La autoridad sanitaria global hace un llamado de atención para que la cultura de la prevención se combine con las medidas de bioseguridad a fin de controlar cualquier brote infeccioso impulsado por sistemas inmunológicos débiles en la población mundial.
La OMS advierte de que la inactividad física por el confinamiento puede “crear otra pandemia”
El director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus / WHO.org
El director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus / WHO.org

El clima de la salud pública en el mundo se mantiene en un estado de retracción producido por el shock de un ciclo biológico que alteró el sistema de vida de la humanidad, sobre todo en el plano económico, pero la retracción social también ha provocado que el equilibrio civil sea trastocado por la poca normalidad con la que hoy funcionan las dinámicas diarias de las poblaciones en todo el planeta. 

Y es que la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió este pasado miércoles de que “la falta de ejercicio físico entre la población, agravada por el confinamiento durante la pandemia, combinado con el hecho de que si la gente no se mantiene activa, se corre el riesgo de crear otra pandemia”.


Quizás también te interese:

La OMS advierte de que las vacunas contra la covid-19 escasearán durante el próximo año


Esto implica que la máxima autoridad sanitaria global ha hecho un llamado enérgico a recuperar el paradigma social y cultural de la preservación de la vida a través de la lucha contra el sedentarismo, un flagelo atizado por el actual sistema de consumo determinado por el período de cuarentena, aislamiento social y las tradicionales festividades de Acción de Gracias en Estados Unidos y el Black Friday y la Navidad a nivel mundial, tres temporadas comerciales donde la demanda global de productos y servicios se dispara exponencialmente en los mercados de la alimentos, tecnología, ropa, calzado, entre otros.

En este sentido, el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, explicó que “cerca de cinco millones de muertes se podrían evitar cada año si la población fuera más activa”, reseñó la agencia AFP.

Por lo tanto, un entorno determinado por la reanimación social con la actividad física generalizada podría generar una mejora colectiva de los sistemas inmunitarios de millones de personas.

Además, la OMS alertó del “impacto negativo que la pandemia de Covid-19 tiene en la práctica habitual de ejercicio físico”. Entonces, la contracción del hábito de mantener rutinas saludables se ha vuelto una constante cultural en la idiosincrasia de una buena parte de la población mundial. 

Aún cuando no hay estadísticas, las medidas de confinamiento han obligado a muchos a detener la actividad física, por lo cual se ha originado una crisis de sedentarismo que podría agravar los problemas ya existentes de salud pública en los países desarrollados, que había antes del estallido de la pandemia.

"Y si no nos mantenemos activos corremos el riesgo de crear otra pandemia", dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus. Esa pandemia podría ser una crisis sanitaria con problemas de diabetes y obesidad agravados por el sedentarismo durante el período de confinamiento derivado del brote de covid-19.

"Estar activo físicamente es vital para la salud y el bienestar, puede dar años a la vida y vida a los años", afirmó en un comunicado el director general de la OMS.

“La actividad física frecuente es la clave para prevenir y tratar las enfermedades del corazón, la diabetes de tipo 2 y el cáncer. También reduce los síntomas de la depresión y la ansiedad, el deterioro cognitivo, mejora la memoria y, en general, la salud del cerebro”, detalló la OMS en un reciente informe.

Es esencial que el espectro de la salud pública se mantenga controlado y contenido, libre de cualquier crisis alimentaria por los excesos en el consumo de grasas saturadas. 

Para lograr estos beneficios, la OMS recomienda que “los adultos hagan entre dos horas y media y cinco horas a la semana de ejercicio aeróbico moderado, mientras que la media para niños y adolescentes debe ser de al menos una hora al día”.

“Una vida activa tiene beneficios para cualquiera, más allá de sus aptitudes físicas. Cada paso cuenta”, afirmó Ghebreyesus.

De esta forma, la autoridad sanitaria global hace un llamado de atención para que la cultura de la prevención se combine con las medidas de bioseguridad a fin de controlar cualquier brote infeccioso impulsado por sistemas inmunológicos débiles en la población mundial. @mundiario