Buscar

MUNDIARIO

La ola de empoderamiento feminista propicia que unas jóvenes denuncien el acoso sexual en un colegio argentino

Uno de los colegios más prestigiosos de Buenos Aires se ve sacudido por las denuncias de sus graduadas contra varios empleados del centro educativo. Las jóvenes se han atrevido a hablar gracias a movimientos como Ni una menos, Me Too o Time’s Up.

La ola de empoderamiento feminista propicia que unas jóvenes denuncien el acoso sexual en un colegio argentino
Exalumanas del Colegio de Buenos Aires. / YouTube.
Exalumanas del Colegio de Buenos Aires. / YouTube.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

La autora, VALERIA M. RIVERA ROSAS, escribe en MUNDIARIO, donde fue coordinadora general. Es licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. @mundiario

Una refrescante ola de empoderamiento femenino está cambiado las cosas en el mundo. Antes, las mujeres no se atrevían a denunciar los abusos y acosos sexuales a los que eran sometidas, pero ahora ellas cada día hablan sin temor, porque saben que el mundo está escuchando. Un ejemplo de esto es la reciente denuncia realizada por las exalumnas del tradicional Colegio Nacional Buenos Aires, un centro educativo público que se había coronado como uno de los mejores del país y al que solo entran los alumnos más brillantes. Hasta ahora, había sido conocido por la excelencia educativa, pero desde el pasado jueves el país viene conociendo las denuncias de 35 exalumnas del centro quienes alegaron acoso sexual y abuso de poder de parte de seis profesores de la institución.

Las estudiantes aseguran que los docentes las sometían a manoseos, violencia verbal y maltrato aprovechándose de su condición de maestros. Ante esto, la escuela ha abierto una investigación contra los seis sospechosos, de los cuales, cuatro ya han solicitado el traslado a otras dependencias, según informó el rector Gustavo Zorzoli.

Durante el texto firmado por 35 exalumnas, se pueden leer fragmentos como el siguiente: “Suena el timbre otra vez, cambiamos de materia, tenemos matemáticas. Entra este docente y saluda a algunas de nosotras con un beso, nos toca la cintura”. Las denunciantes aseguran que algunos profesores solían tratar a algunas alumnas de modo muy distinto. Según contaron, uno de los maestros tenía “sus favoritas” a las que “pide que seamos 'sus secretarias' o que le mandemos fotos de nuestras vacaciones por mail. A quienes no le agradamos nos denigra buscando complicidad con nuestros compañeros varones y haciendo comentarios sobre lo pronunciado de cierto escote: ¿Acaso no es evidente que nos vestimos así para provocarlos?”.

El texto fue leído durante la entrega de diplomas de los alumnos salientes del recinto. Tres oradoras procedieron a contar los pasajes más oscuros del escrito, mientras que sus compañeras les apoyaban desde la audiencia con pancartas donde pedían ser escuchadas. Ante esta sacudida, la institución ha asegurado que jamás recibieron denuncia alguna de parte de las estudiantes, algo que ellas confirman, pero alegan que no lo hicieron por sentirse desprotegidas. “No recibimos la atención que merecen ese tipo de situaciones cuando sos estudiante, sos menor de edad y sos avasallado por una autoridad”, aseguró una de las estudiantes a Infobae.

El colegio, dependiente de la Universidad de Buenos Aires, tiene unos 155 años de antigüedad y luego de hacerse pública la denuncia, los padres y madres de los alumnos han enviado una carta respaldando a las denunciantes: “las y los jóvenes que ahora egresan hayan debido sufrir este tipo de situaciones, que claramente constituyen abuso de poder y violencia institucional y que, en algunos casos, podrían incluso constituir situaciones de acoso, maltrato, discriminación y misoginia”.

Sin lugar a dudas, estos hechos han ocurrido durante años en instituciones de muchos países, pero solo es en esta época que las mujeres –jóvenes y maduras- se han atrevido a denunciar el acoso y los abusos de los que son víctimas, gracias a movimientos de empoderamiento feminista como Me Too, Ni Una Menos, Time’s Up o la marea verde a favor del aborto. Este tipo de movimientos representan un cambio de mentalidad en la sociedad para acabar con los abusos y el maltratado propiciado por el silencio. @mundiario