Las oficinas de farmacia, una labor social más allá de la dispensación de medicamentos

El farmacéutico es el profesional sanitario más accesible al ciudadano
El farmacéutico es el profesional sanitario más accesible al ciudadano.

Constituyen un entramado de establecimientos sanitarios que posibilitan que el 99,9% de los ciudadanos dispongan de una farmacia en su lugar de residencia, destaca esta especialista.

Las oficinas de farmacia, una labor social más allá de la dispensación de medicamentos

Artículo publicado por el diario El Progreso en el suplemento Colegios Profesionales, el 29 de mayo de 2014.

 

Las oficinas de farmacia cumplen una labor profesional y social que va más allá de la dispensación de medicamentos, constituyendo un entramado de establecimientos sanitarios que cooperan con el Estado en el uso racional de medicamentos, en el sistema de facturación de recetas, en la sostenibilidad del gasto público en medicamentos, en la implantación de la receta electrónica, etc. En el ámbito social, generan y divulgan campañas sanitarias que benefician a los ciudadanos –tanto en su condición de pacientes como de miembros de una comunidad–, aportándoles información sobre cómo mejorar y/o mantener uno de sus derechos fundamentales: la salud.

Cada año las farmacias ofrecen 182 millones de consejos sanitarios ajenos a la dispensación.
El valor de los actos equivalentes, medida del ahorro producido al Sistema Sanitario, alcanza un nivel anual que supera los 1.700 millones de euros. En España, y según datos estadísticos del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos,  a 31 de diciembre de 2013 había 21.559 farmacias, 101 más que en el año anterior, con una media  2,1 farmacéuticos por farmacia. El empleo que genera la farmacia española es mayoritariamente femenino: el 71% de los colegiados que ejercen en farmacia comunitaria son mujeres, frente al 29% de hombres, y el 79,6% de los farmacéuticos adjuntos o sustitutos son mujeres.

También la farmacia española crea empleo joven, ya que más del 51% de los trabajadores tienen menos de 44 años. En España la media de habitantes por farmacia es de 2.186,  una de las más bajas de Europa. Por poner un ejemplo, en  Dinamarca el número de habitantes por farmacia es de 17.000 habitantes, y en Suecia hay una farmacia cada 5.000 habitantes.

El 63,6% de las farmacias españolas, que son 13.718, están situadas en municipios que no son capital de provincia. El 36,4% restante, 7.841 están en capital de provincia. En el caso concreto de la provincia de Lugo, del total de 182 farmacias 134 (73,6%) están distribuidas por toda la provincia, y 48 farmacias (26,3%) se encuentran en Lugo capital. Este dato refuerza la gran capilaridad de la farmacia española en el medio rural asegurando gracias al actual modelo de propiedad-titularidad que, el farmacéutico está al lado y a disposición del paciente 24 horas al día todos los días del año, lo que garantiza la prestación farmacéutica al ciudadano. El 99,9% de la población española, dispone de una farmacia en el lugar donde vive

Considero fundamental y estratégico para la sostenibilidad del SNS implicar a los farmacéuticos comunitarios en programas de Salud Pública, desarrollando servicios como la detección precoz de enfermedades y la realización de programas de cribado. Por su accesibilidad y disponibilidad, la farmacia es el establecimiento sanitario más cercano para los ciudadanos, no sólo para dispensar a la población su medicación. En este sentido, la farmacia y el farmacéutico han evolucionado para pasar de ser solo dispensadores a ser proveedores de servicios asistenciales, información y cuidados de salud, haciendo una clara contribución a la mejora en el acceso a la atención sanitaria, la promoción de la salud y al uso responsable de los medicamentos.

Las continuas medidas de bajada de precios han producido un continuo deterioro de la economía de las oficinas de farmacia, lo que ya se está traduciendo en que cada vez más oficinas de farmacia se encuentran en una situación económica precaria que pone en peligro su viabilidad, a lo que hay que añadir la alarmante destrucción de empleo de farmacéuticos y auxiliares. Esta situación no hará sino agravarse si continúa la aplicación sucesiva de medidas que vienen acumulando recortes sobre la oficina de farmacia en los últimos años. @anaprietonieto

Las oficinas de farmacia, una labor social más allá de la dispensación de medicamentos
Comentarios