Buscar

MUNDIARIO

Octubre: el mes europeo de la ciberseguridad

El mes de octubre es conocido en la Unión Europea, como el mes de la ciberseguridad. Un tema que preocupa en España, donde el año pasado se registraron 120.000 ciberataques. 

Octubre: el mes europeo de la ciberseguridad
Ciberseguridad. / agenciasinc.com
Ciberseguridad. / agenciasinc.com

Manuel Amaya

Colaborador.

El mes de octubre es conocido en la Unión Europea, como el mes de la ciberseguridad. Se trata de una campaña de visibilización destinada a educar tanto a la ciudadanía, como a las organizaciones, en materia de seguridad informática. En 2016, la UE dejó en claro que la ciberseguridad es un tema prioritario en la agenda de la Comisión, al anunciar la implementación de una estrategia público-privada. La misma, basada en una inversión de 450 millones de euros, está orientada a la financiación del desarrollo de nuevas tecnologías y a la investigación sobre la seguridad del mercado único digital. Y para España, este no es un tema menor. El año pasado, se registraron 120.000 ciberataques en el país, es decir, un 140% más que en dos años.

Hoy en día, la capacidad de cualquier compañía de preservar sus datos y sus informaciones, al resguardarlas de un posible ciberataque, es un criterio diferenciador. Sin embargo, la ciberseguridad no es un tema que concierne únicamente a las organizaciones. Cualquiera puede ser víctima de un ciberataque, lo que significa que los usuarios no están exentos. A esta altura, no solo las compañías empiezan a invertir en la seguridad informática, ahora también los usuarios comienzan a descubrir las consecuencias del robo de información.

Si antes era evidente que había que asegurarse contra la rotura, el robo o la pérdida de los teléfonos móviles, ahora también se debe pensar en las medidas que se deben tomar para asegurar los datos personales y la información que se almacena en estos dispositivos. Basta con seguir de cerca el caso de la SFAM, (Sociedad Francesa de Seguros Multirriesgo), para entender cómo los usuarios han adoptado como costumbre asegurar sus móviles y sus productos multimedia. Gracias a su capacidad innovadora, la SFAM, fundada en 1999, logró convertirse en uno de los líderes europeos en este sector. La clave está en el proceso de adaptación por el que transitó la SFAM, para poder transformarse y brindar servicios adaptados a las nuevas necesidades que surgieron como consecuencia de la digitalización. Al entender el rol central que comenzaron a jugar los productos de consumo como los teléfonos móviles, los dispositivos multimedia y otros objetos conectados, la SFAM decidió especializarse en la cobertura de estos. Lo que le permitió a la compañía, expandir sus actividades más allá del territorio francés, llegando a nuevos mercados como el español, el belga y el suizo, entre otros. Gracias a su desarrollo comercial y a la apertura de nuevos mercados, la SFAM prevé alcanzar una facturación de 500 millones de euros a finales de este año. Lo que demuestra que si bien la digitalización presenta desafíos, también abre puertas para nuevos negocios, siempre y cuando se aprovechen las oportunidades que surgen de las nuevas formas de conectividad. El caso de la SFAM en particular, también demuestra un cambio de mentalidad en los usuarios que frente a las opciones que les presentan, eligen nuevas formas de asegurar sus dispositivos. El desafío ahora es, concientizar a los consumidores, para que comprendan la relevancia de la seguridad informática.

El cambio de perspectiva con respecto a la importancia de la seguridad informática, ya se empieza a notar. Antes se hablaba de la ciberseguridad como un obstáculo, pero lentamente esa percepción comienza a cambiar. Ya no se habla solamente de un desafío, sino también de las oportunidades que surgen de este nicho. Así lo dejó en claro, Mariya Gabriel, la comisaria responsable de Economía y Sociedad Digitales, al decir que “la ciberseguridad es tanto un reto como una oportunidad para Europa”. Estas palabras demuestran ese cambio de actitud frente a la seguridad informática que hoy en día, supone una oportunidad para las empresas que logren adaptarse y modernizarse. Porque si hay algo que está claro, es que aquellas empresas que inviertan en prevenir ciberataques, incrementarán su competitividad.

Según un estudio presentado por la consultora PwC, el 80% de las empresas europeas han sufrido como mínimo un incidente de ciberseguridad en el último año. De este mismo informe se desprende también que en 2015, el número de incidentes de seguridad registrados en todos los sectores industriales a nivel mundial, aumentó en un 38%. Teniendo en cuenta estos datos, resulta razonable que la UE haya decidido reforzar sus políticas en materia de ciberseguridad.

A nivel mundial, las empresas pierden de media 2,3 millones de dólares como consecuencia de ciberataques o incidentes de seguridad. Pero si se toma el caso particular de España, esta cifra asciende a 1,4 millones de dólares. Frente a esta realidad, las compañías comienzan a invertir cada vez más para prevenir nuevos ataques. En España, la inversión de las compañías en materia de ciberseguridad, alcanza los 3,9 millones de dólares de media. Si bien algunos consideran que las inversiones realizadas por las empresas han sido razonables, otros creen que el incremento del presupuesto no ha sido suficiente. A su vez, muchos señalan que a pesar de las medidas preventivas, también se debe trabajar en las respuestas.

Más allá de los números, en concreto, un ciberataque significa el robo de información estratégica, es decir, planes estratégicos, documentos confidenciales relacionados a fusiones y adquisiciones, y otros de carácter financiero. Sin dejar de lado los emails, que también contienen informaciones valiosas sobre las actividades de la compañía. Las consecuencias de este tipo de ataques pueden ser determinantes tanto para empresas como para los usuarios que ven vulnerada su privacidad y sus informaciones confidenciales. El mes de la ciberseguridad, representa una buena excusa para difundir información y alertar sobre los riesgos. Pero también supone una oportunidad para que las compañías y los usuarios, comprendan que es momento de tomar medidas y protegerse contra los ciberataques. @mundiario