El Papa omite el tema de los abusos en la reunión de más de dos horas con los obispos españoles

Reunión en Roma de la Conferencia Episcopal con el papa Francisco. / CEE.
Reunión en Roma de la Conferencia Episcopal con el papa Francisco. / CEE.

A pesar de la expectación creada por la coincidencia con la publicación del informe del Defensor del Pueblo sobre abusos sexuales en la Iglesia española, el Papa no tocó el espinoso tema.

El Papa omite el tema de los abusos en la reunión de más de dos horas con los obispos españoles

En una reunión que destacó por su carácter excepcional, el Papa Francisco se encontró con la Conferencia Episcopal Española (CEE) al completo para tratar la situación de los seminarios en España. La cita, que congregó a unos 80 obispos en el Vaticano, tomó un giro inesperado al no abordarse el tema de los abusos sexuales a menores en la Iglesia española, recién revelados por el informe del Defensor del Pueblo.

A pesar de las especulaciones sobre la posible inclusión de este espinoso asunto en la agenda, el Papa no hizo mención alguna al informe que estima que más de 440.000 personas en España han sufrido abusos en su infancia en contextos religiosos. Los obispos, sorprendidos, aseguraron que el Pontífice no solicitó información sobre el estado de la cuestión ni mencionó el informe encargado por la CEE al despacho Cremades & Calvo-Sotelo.

La reunión, que despertó nerviosismo entre los prelados, no cumplió con las expectativas de un posible reproche por los problemas señalados en el informe del Defensor del Pueblo. El presidente de la CEE, el cardenal Juan José Omella, describió el encuentro como "un diálogo cordial y no un tirón de orejas", destacando la satisfacción de todos los participantes.

La jornada también incluyó una oración de apertura a cargo del cardenal Cantalamesa, conocido por guiar retiros espirituales de alta relevancia. Sin embargo, los obispos aseguraron que no hubo ninguna mención a los abusos durante la reunión.

Lucha interna entre los obispos

El motivo de la convocatoria, centrado en los problemas de gestión y organización de los seminarios en España, resulta curioso, ya que algunos sugieren que podría tratarse de una lucha interna entre los obispos respecto a la necesidad de agrupar seminarios ante la falta de estudiantes. Se destaca la peculiaridad de convocar a toda la Conferencia Episcopal para abordar un asunto que algunos consideran de menor relevancia en comparación con la magnitud de la reunión.

En la rueda de prensa posterior, se anunció que la decisión sobre la aceptación del informe sobre la auditoría de abusos encargada al bufete Cremades & Calvo-Sotelo se pospondrá hasta diciembre, en la próxima asamblea de la comisión permanente de la CEE. Este anuncio surge después de que surgieran discrepancias sobre el índice del informe entregado por el bufete.

En conclusión, el inusual encuentro entre el Papa y la Conferencia Episcopal Española dejan múltiples interrogantes sobre la verdadera naturaleza y alcance de la reunión. @mundiario

Comentarios