La obesidad es responsable de la muerte de 4 millones de personas al año

Persona con sobrepeso. / Unsplash
Persona con sobrepeso. / Unsplash

En España uno de cada tres menores padece sobrepeso u obesidad y solo cuatro de cada 10 hacen el ejercicio diario que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La obesidad es responsable de la muerte de 4 millones de personas al año

El Banco Mundial califica la obesidad de epidemia en su estudio Obesidad: Consecuencias sanitarias y económicas de un desafío mundial latente. En la publicación se expone por qué el sobrepeso y la obesidad son un desafío mundial latente, especialmente para las personas pobres y aquellas que viven en países de ingreso bajo o mediano, disipando el mito de que se trata de un problema que afecta solo a los países de ingreso alto y a las zonas urbanas. También se presentan muchas de las tendencias actuales referentes al sobrepeso y la obesidad.

La obesidad casi se ha triplicado desde 1975 y es responsable de 4 millones de muertes en todo el mundo cada año. En 2016, más de 2000 millones de adultos (44 %) padecían sobrepeso u obesidad, y más del 70 % de ellos vivía en países de ingreso bajo o mediano.

Datos sobre la obesidad. / Banco Mundial

Causas de la obesidad

Los factores que impulsan la epidemia de obesidad se deben en gran medida a los comportamientos y los entornos en los que vivimos. Estos incluyen:

> fácil acceso a alimentos altamente procesados y azucarados,

> una disminución de la actividad física que se relaciona con los avances tecnológicos en el lugar de trabajo y en el hogar,

> mayor consumo de alimentos poco saludables que se vincula con frecuencia con el aumento de la riqueza y los ingresos,

> exposición a riesgos ambientales, como la contaminación del aire, y el acceso restringido a servicios básicos.

Enfermedades relacionadas con la obesidad más mortales

Las enfermedades relacionadas con el sobrepeso y la obesidad, como la diabetes, las afecciones cardíacas y el cáncer, se encuentran entre las tres principales causas de muerte en todas las regiones del mundo, excepto en África al sur del Sahara.

"Reducir el sobrepeso y la obesidad es un bien público mundial", dijo Annette Dixon, vicepresidenta de Desarrollo Humano del Banco Mundial. "Abordar este problema de manera proactiva contribuirá significativamente a generar capital humano, asegurar un mayor crecimiento económico y mantener una fuerza laboral saludable y preparada para un futuro productivo".

Cuánto cuesta a los Estados la obesidad

Según datos del Banco Mundial, en los próximos 15 años, los costos de la obesidad ascenderán a más de USD 7 billones en los países en desarrollo, dejando atrás a los más desfavorecidos.

Por ejemplo, en China, entre 2000 y 2009, los costos de atención médica asociados con la obesidad aumentaron del 0,5 % a más del 3 % del gasto anual en salud del país.

En Brasil, se prevé que tales costos se dupliquen, aumentando de menos de USD 6000 millones en 2010 a más de USD 10 000 millones en 2050.

No se trata solo de los costos de atención médica, sino también de los gastos indirectos derivados de la reducción de la productividad laboral, el ausentismo, la jubilación anticipada, entre otros problemas, que la sociedad y las personas deberán asumir.

Qué hacen los países

En Egipto, el país decidió eliminar los crecientes riesgos de enfermedades no transmisibles, con un conjunto de iniciativas para proteger la salud de la población y reorientar el sistema nacional de salud hacia la prestación de servicios inclusivos, equitativos y de mayor calidad. El país puso en marcha un seguro médico universal, mejoró la calidad de la atención médica en los hospitales públicos y fijó como prioridades nacionales ciertas enfermedades específicas.

Con el apoyo del Banco Mundial, Egipto inició una campaña nacional denominada "100 Millones de Vidas Saludables" para ayudar a detectar la hepatitis C (i) y los factores de riesgo de enfermedades no transmisibles (como el sobrepeso/la obesidad, la diabetes y la hipertensión arterial).

En Argentina, el Gobierno pidió ayuda al Banco Mundial para mejorar la capacidad de sus instalaciones de salud pública y brindar servicios de mayor calidad y proteger a las personas más vulnerables de los factores de riesgo predominantes de enfermedades no transmisibles. Entre 2015 y 2019, el proyecto condujo a una mayor cobertura de la prevención, el diagnóstico y el tratamiento, y ahora incluye pruebas y tratamiento para la tuberculosis, así como programas de sangre segura y de control de enfermedades no transmisibles y relacionadas con el estilo de vida.

En Tonga, el Gobierno introdujo un sistema de "impuestos saludables" cuyo objetivo principal es desincentivar el gasto y reducir el consumo de productos no saludables, como el tabaco, el alcohol y las bebidas azucaradas. A pedido del Gobierno, el Banco Mundial evaluó la eficacia de esta política fiscal que, en general, planteaba cambios positivos en los hábitos de consumo y gasto de las personas una vez que se aplicaran los impuestos.

En Perú, un país conocido por reducir la prevalencia del retraso del crecimiento infantil (baja altura para la edad) en más del 50 % en una década entre 2008 y 2016, el Gobierno está rediseñando los servicios de salud para enfrentar las enfermedades crónicas. El nuevo Proyecto de Redes de Salud Integradas, financiado por el Banco Mundial, apoyará a más de 20 millones de personas que no tienen cobertura de salud pública o privada.

Este nuevo modelo de atención se centrará en cada peruano a lo largo de su vida y proporcionará una atención continua que incluirá la prevención, el control y el tratamiento ambulatorios de enfermedades crónicas y la atención de adultos.

En Kerala, un estado en el sur de India, el Banco Mundial está trabajando con el Gobierno para educar a las personas y a los productores de alimentos. El objetivo es reducir las grasas trans y la sal en los alimentos que se venden, en particular aquellos que se producen en panaderías, restaurantes y establecimientos de comidas fritas, con el fin de aumentar su conciencia sobre los efectos nocivos de los aceites que contienen grasas trans y las sustituciones posibles.

¿Y en España?

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, anunció recientemente tres grandes planes contra la obesidad infantil, el tabaco y el alcohol. Dentro de la lucha contra la obesidad, el ministro habló de la creación de una comisión interministerial —en la que también participarán Consumo y Agricultura— que estudiará limitaciones en la publicidad de alimentos insanos dirigidos a menores, así como una "fiscalidad saludable" para "desincentivar alimentos perjudiciales para la salud", aquellos procesados con altas cantidades de grasas, azúcares o sal. Sanidad trata de luchar con estas ideas contra un problema que no para de crecer en España: uno de cada tres menores padece sobrepeso u obesidad y solo cuatro de cada 10 hacen el ejercicio diario que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS), según el estudio Pasos, realizado entre 4.000 escolares españoles. El plan también incluirá medidas para la promoción del deporte entre los más pequeños y para mejorar la calidad nutricional en comedores escolares y centros hospitalarios. @mundiario

La obesidad es responsable de la muerte de 4 millones de personas al año
Comentarios