Obdulio revela secretos íntimos

Gafas para corregir la miopía I excimerlaserpalma.com
Gafas para corregir la miopía. / excimerlaserpalma.com

Mi amigo abre su corazón y nos permite asomarnos a dos recónditas confesiones de dejan chiquitas a las de Stormy Daniels. 

Obdulio revela secretos íntimos

Voy conduciendo por la Avenida 87 (o, como se dice en Miami, la 87 Avenida), cuando, a la altura de la Calle 25 (o 25 Calle) diviso una figura muy conocida en la acera. Es Obdulio, sentado detrás de una mesita de la que pende un cartel que no logro leer en primera instancia. Aparco el coche (parqueo el carro en español miamense) y me dirijo hacia mi amigo. Cuando me acerco, veo que el cartel dice:  

¡GANA UN WEEKEND EN PUNTA CANA!

¡DONA TUS GAFAS VIEJAS AQUÍ!

 

-¿Desde cuándo estás en este negocio, Obdu?

-No es ningún negocio. Estoy haciendo una obra de caridad.

-¿Cómo es eso?

-No hay suficientes ópticas en la ciudad y tenemos una caterva de miopes que necesitan gafas urgentemente. Estoy ayudando a resolver un problema muy serio.

-No lo sabía. ¿Y lo del weekend en Punta Cana…?

-Aquí todo el mundo va a Punta Cana. Tal parece que es la única playa del Caribe. Por eso estoy rifando las vacaciones allí.

-¿Tienes algún patrocinador?

-No.

-¿Cómo vas a pagar por el viaje del ganador entonces, hombre de Dios?

Obdulio mira a derecha e izquierda y me dice, bajando la voz:

-Te voy a revelar un secreto: es un truco publicitario, no hay tal viaje. Y como es una rifa, cualquiera puede ser el “ganador”.  

-Y como es por una buena causa, nadie se va a poner bravo.

-Exacto. No eres tan bruto como pareces.

Me quedo pensando durante unos segundos. 

-¿Y lo de las ópticas? ¿Hiciste un estudio sobre la miopía en Miami?

-No hace falta.

-Pero Obdu…

-Te voy a revelar otro secreto.

Vuelve a mirar a derecha e izquierda y baja aún más la voz:

-¿Has visto todo lo que han despotricado últimamente en contra de las manifestaciones estudiantiles?

-No sólo lo he visto. Lo he oído y leído también. Hay gente que no tiene compasión con esos muchachos…

-¿Qué te dice eso?

-Que les falta compasión.

-¡No! Que hay muchos que necesitan gafas en esta ciudad. ¡No ven más allá de sus narices, chico!

-¡Ah, ya! Te entiendo. ¡Tienes un corazón de oro, Obdu!

-Hay que ayudar a esos miopes de alguna forma.

-¡Los pobres! @mundiario

Obdulio revela secretos íntimos