Obdulio filósofo

Indeterminismo Tropical / M. Barros
Indeterminismo tropical. / M. Barros

Obdulio se rebela ante la muy expandida idea de que la filosofía es cosa exclusiva de pensadores asiáticos y europeos. Dice que él también tiene su cerebrito para pensar y lo quiere demostrar.

Viene a verme el Obdu y sin darme tiempo a decirle “hola”, me dispara:

-Acabo de fundar una escuela filosófica.

-¡No me digas! ¡Felicitaciones! Imagino que le has puesto nombre, ¿no?

-Claro: a partir de hoy soy el padre del Indeterminismo Tropical.

Me cuido de preguntarle quién es la madre y continúo.

-¡Ah, mira qué bien! ¿Y desde cuándo eres filósofo, amigo mío?

-Siempre me ha interesado la filosofía desde que estudié en La Habana.

-O sea, desde que te inocularon el marxismo. Fuiste fan de filósofos alemanes y rusos, muy tropicales todos.

-No serían tropicales, pero fue lo que aprendí allá. No obstante, evolucioné. Mi teoría se deriva de esos conceptos eslavo-teutónicos, de acuerdo. Pero los he ido enriqueciendo hasta llegar a mi propia escuela de pensamiento que, por cierto, tendrá su sede permanente aquí, en Miami.

-No está mal. Filosofía a golpe de sol y reguetón. Te imagino con toga y sandalias, con un mojito en la mano, pensando debajo de un cocotero en South Beach. Esbózame algún precepto de tu… Indeterminismo Tropical.

-Escucha: “Siempre que ocurre igual, sucede lo mismo”.

-Mmm… eso es muy profundo. ¡Me asombras! Suelta otro.

-Voy pa ti: “Nunca es tarde si llegas temprano”.

-Genial. Otro más.

-“Cuandum maladium evacuatorum corpus est, non valem inmaturen guavum”.

-¡Ah, pero los tienes en latín y todo! ¿Y cómo se traduce eso?

-“Cuando el mal es de evacuar, no valen guayabas verdes”. Ése es bien tropical, ¿no te parece?

-¡Me rindo, Obdu! @mundiario

Comentarios