Buscar

MUNDIARIO

Obdulio desayuna con bagels

Es domingo y Obdulio viene con su esposa Mayeya a desayunar conmigo. Yo pongo el café y el queso crema y ellos traen un paquete de bagels. Que se pronuncia “béiguels”, por cierto.

Obdulio desayuna con bagels
Bagel con queso crema / eatthis.com
Bagel con queso crema / eatthis.com

Firma

Mario Barros

Mario Barros

El autor, MARIO BARROS (Lenguaviva) es profesor universitario, comediante y escritor humorístico cubano-americano. Está en Facebook (Mario Barros Lenguaviva) y, a través de su amigo Obdulio, en Instagram (obdulioduparol). @mundiario

Nada mejor para romper la inercia matutina que un bagel con queso crema y café. Me imagino que usted sepa lo que es un bagel, ¿no? Si no lo sabe, no tiene por qué avergonzarse. Ni el Obdu, ni Mayeya ni yo lo sabíamos antes de llegar a los Estados Unidos. Pero ahora no podemos vivir sin ellos. Ná, multiculturales que somos.

Para que no lo tenga que buscar en Google: un bagel es un tipo de pan originario de las comunidades judías de Polonia. Es de corteza firme, redondo, parecido a un donut, pero sin ser dulce. Algunas personas los definen como "algo parecido a un pan viejo". ¡Sacrílegos! Nada más lejos de la realidad. Un buen bagel es un regalo del cielo. Eso dice Obdulio y yo comparto su criterio.

Hay muchos tipos de bagels (que, recuerde, se pronuncia “béiguels”), pero a nosotros nos gustan lo que tienen semillas de sésamo por encima. El Obdu, en particular, los disfruta tanto que hasta ha creado sus:

CINCO MANDAMIENTOS SOBRE EL CONSUMO DE BAGELS

1. Todo el mundo dice que los mejores bagels son los de Nueva York. Pero si usted no vive en la Gran Manzana, al menos cómprelos de alguna marca reconocida. Deberían multar al que no lo haga así.   

2. No se le ocurra adquirir los bagels producidos por algunos supermercados miamenses. Una vez compré media docena y resultaron horribles. Un año de cárcel para el que cometa ese desatino.

3. Los bagels se comen con queso crema. Sí, usted puede hacer un sándwich con ellos y no está del todo mal, pero nunca les unte mantequilla. Eso es penado con cinco años de prisión.

4. Una vez que usted le haya esparcido el queso crema por encima, cómase primero la parte de arriba del bagel y deje la de abajo para el final. No me pregunte por qué, pero siempre la de abajo sabe mejor. Diez años de trabajo forzado al que lo haga al revés.

5. Por nada del mundo los sumerja en el café como un vulgar pedazo de pan. Cadena perpetua sin derecho a libertad condicional para los infractores. 

Y hasta aquí. Ya hace rato que el Obdu y Mayeya se fueron y tanta habladera sobre los bagels (que se pronuncia… bueno, ya saben) me ha dado hambre.

¿Y a que no adivinan lo que me voy a comer?

Un plato de arroz con frijoles negros y picadillo que quedó de ayer, por supuesto. @mundiario