Buscar

MUNDIARIO

El estado de ánimo mejora cuando escuchamos la música que nos gusta

Un análisis de 5 estudios sobre la música para la depresión concluyó que la terapia musical no solo es aceptable para los pacientes deprimidos, sino que en realidad ayuda a mejorar sus estados de ánimo.

El estado de ánimo mejora cuando escuchamos la música que nos gusta
Dos mujeres, una con un instrumento musical. / Pixabay
Dos mujeres, una con un instrumento musical. / Pixabay

Firma

Cristina Goás

Cristina Goás

La autora, CRISTINA GOÁS, gestiona Melovida y dirige Presto Vivace, desde donde desarrolla la investigación musical y su aplicación a través de dispositivos tecnológicos. También es colaboradora de MUNDIARIO y se encarga de formar y crear nuevos talentos. @mundiario

La música ha demostrado ser útil para ayudar a los pacientes con enfermedades médicas graves como el cáncer, quemaduras y esclerosis múltiple que también están deprimidos. Si puede ayudar en estas situaciones, es posible que nos ayude a experimentar estados de ánimo más positivos.

Muchas personas escuchan música reconfortante para ayudarles a conciliar el sueño. Esta práctica está respaldada por estudios en varios entornos. También encuentran que la música familiar es reconfortante y tranquilizante. De hecho, la música es tan eficaz para reducir la ansiedad, que a menudo se usa en entornos dentales, preoperatorios y de radioterapia para ayudar a los pacientes a enfrentar sus preocupaciones acerca de los procedimientos. Ayuda a disminuir la ansiedad en los adultos mayores, mamás primerizas y en los niños.

Cualquier tipo de música relajante, tranquilizante puede contribuir a estados de ánimo más tranquilos. La música tranquilizante puede combinarse con terapia cognitiva para reducir la ansiedad incluso más eficientemente que la terapia convencional por sí sola.

Algunos estudios sugieren que la música especialmente diseñada, como la música que incluye entonaciones que inducen intencionalmente ritmos para los dos oídos que ponen las ondas del cerebro en ritmos delta o zeta relajados, puede ayudar a mejorar los síntomas en pacientes ansiosos aún más que la música sin estas entonaciones, escuchar esta música sin otra distracción (no mientras conduce, cocina, habla o lee) promueve los mejores beneficios.

La investigación científica respalda la experiencia común que dice que unir la música con el ritmo y el tono mejora el aprendizaje y la memoria. La música ayuda a los niños y adolescentes con problemas de atención y estados de ánimo de varias maneras.

1º.- Se puede usar como una recompensa a un comportamiento deseado. Por ejemplo, por prestar atención a la tarea durante 10 minutos, se puede recompensar a un niño con la oportunidad de escuchar música durante 5 minutos.

2º.- Ayuda a mejorar la atención a tareas académicas "aburridas" como la memorización, usar canciones, ritmos y baile o movimiento para mejorar el interés de las listas a memorizar. La música barroca instrumental es excelente para mejorar la atención y el razonamiento. Para los estudiantes, reproducir música de fondo no es distracción.

3º.- Se pueden usar listas de reproducción musicales para ayudar a organizar actividades, un tipo de música para una actividad (estudiar), otro para otra actividad diferente (comer) y un tercer tipo para irse a la cama.

4º.- Los estudios demuestran que la música tranquila puede promover un comportamiento pro-social y disminuir un comportamiento impulsivo. @mundiario

–––––

Referencias: Mental Health, Naturally: The Family Guide to Holistic Care for a Healthy Mind and Body (Copyright © 2010 American Academy of Pediatrics).