Buscar

MUNDIARIO

Noviembre, un mes de bigotes

A lo largo de la historia, los gestos de cualquier tipo han tenido enorme importancia en una sociedad siempre anhelante de encontrar significados y adoptar posturas.

Noviembre, un mes de bigotes
mostacho
mostacho

Fernando Cueto

Publicitario y consultor.

Son muchos los gestos que se asocian a causas sociales. Desde llevar el lazo rojo en apoyo a los enfermos de VIH, imitado hasta la saciedad en distintos colores para mostrar la solidaridad a diferentes problemas, hasta el menos conocido acto de ponerse la ropa del revés promovido por la AEFR, los gestos implican la involucración personal y el compromiso. A lo largo de nuestra historia los gestos han significado mucho en una sociedad siempre anhelante de encontrar su sitio. Recordamos la ‘v’ con los dedos de Churchill en señal de victoria, en boga estos días por ser el gesto elegido por Errejón, que se ha convertido en elemento identificativo de actitudes tan dispares como el deseo de paz o el saludo entre los motoristas españoles cuando se cruzan en la carretera.


Los gestos suelen ser fugaces, duran un momento o puede que un día. Sin embargo, el mes de noviembre trae consigo un gesto voluntario que dura treinta días, dejarse el bigote para atraer la atención ‘hacia la crisis oculta que sufre la salud masculina’.  Pocos saben que la media en el mundo nos dice que los hombres mueren seis años antes que las mujeres y que los problemas de salud mental afectan más a los hombres que a las mujeres.

Pocos saben que la media en el mundo nos dice que los hombres mueren seis años antes que las mujeres y que los problemas de salud mental afectan más a los hombres que a las mujeres.

Tres de cuatro suicidios son cometidos por varones. La Organización Mundial de la Salud calcula que cada año se suicidan 510.000 hombres, uno por minuto. Además, el cáncer de próstata es el segundo tipo de cáncer más común entre los hombres, causando 1.300 muertes al día y se espera que para 2030 se duplique el número de casos. Estas cifras terribles apenas ha despertado la conciencia colectiva de los legisladores y responsables sanitarios, por eso, Movember Foundation -un juego de palabras entre moustache y november- se centra en la salud masculina.

Desde su fundación en 2003, esta organización ha recaudado más de 542 millones de euros y financiado más de mil programas de investigación. Y por eso, cada mes de noviembre nos piden un gesto de cara a los demás, dejarnos el bigote. Puede que parezca pueril pero por algo se empieza, y a mí, que me queda fatal el bigote pero me gusta la causa, me parece que, si ese simple gesto ayuda a dar la importancia que merecen estas causas, bienvenidos los bigotes.