Buscar

MUNDIARIO

Nostalgia, la exposición de Victoria Ramírez en Afundación

Se trata de una pintura fascinante que envuelve un mundo apasionado con una serena mirada en el plano.

Nostalgia, la exposición de Victoria Ramírez en Afundación
Victoria Ramírez y Mª José Freire. / Mundiario
Victoria Ramírez y Mª José Freire. / Mundiario

Nostalgia. Así titula Victoria Ramírez la exposición que presenta en la sede de Afundación. Sorprende gratamente la obra allí expuesta, porque la pintora capta, la luz y el instante. ¿El resultado?, una pintura fascinante, que envuelve un mundo apasionado, por la  conjugación del detalle, dada la limpieza del paisaje figurativo, que muestra interrelación entre los diferentes elementos.

Una serena mirada en el plano nos confirma que esta secuencia en su fundamento es lánguida, sosegada y tranquila, que invita a conjugar la ilustración de una manera sensible, ya que nos relata efectos sensoriales, al poseer una luz singular en el más mínimo detalle, buscando cualquier escena que aporte o bien ofrezca la vida cotidiana y que a los ojos del artista sea entendido como medio de dicción.

En su obra deja constancia de una amplio registro, en el tema, el modo, el cómo y el cuándo, donde la composición se va sucediendo, la mezcla de color, está acorde con la tenuidad de los objetos y la profundidad de los segundos planos que a veces impactan por la versatilidad, es la creadora muy sensible en la rima de los espacios. Hasta tal punto los mima, que en ningún momento pierden su frescura natural.

Su obra nos habla de  sinceridad, con un encuentro de matiz y equilibrada luz , de diseño claro y real que emociona.

Trato exquisito en cada obra, sus naturalezas muertas, con las que sostiene un íntimo diálogo, dentro de una realización de imparable poesía y sentimiento que sintetiza en telas de gran belleza plástica. Victoria sabe conjugar la luz y el color, que son suaves, lo que da un tono de impacto creativo, con la imposición ,dentro de una libertad de plasmación innegable.

No se puede decir que la pintora emprenda un trabajo sin estudiarlo a fondo, pues fija su investigación hasta en los mínimos detalles. Nos encontramos ante una obra muy meditada, trabajada con sentimiento, serenidad y sinceridad. El espectador deduce, que es un trabajo íntimo, sentido, preciado y de verdadera personalidad.