Buscar

MUNDIARIO

El Nocturno en Do menor de Chopin y El Pianista de Roman Polanski

El nocturno en do sostenido menor fue compuesto en 1830 y es uno de los más conocidos de Chopin ya que fue uno de los temas centrales de la película “El pianista", de Roman Polanski. Fue publicado póstumamente y sin número de opus.

El Nocturno en Do menor de Chopin y El Pianista de Roman Polanski
Adrien Brody en "El pianista" de Polanski/Cynecine
Adrien Brody en "El pianista" de Polanski/Cynecine

Cristina Goás

Colaboradora.

El compositor polaco Fryderyk Chopin escribió a lo largo de su corta vida hasta veintiún nocturnos para piano. Entre ellos se encuentran algunas de sus piezas más conocidas. No se publicaron todos reunidos en un mismo conjunto de piezas, sino que pertenecen a varios números distintos de opus y algunos incluso fueron editados póstumamente. Los tres primeros nocturnos se encuadran en el Op. 9; los tres siguientes, en el Op. 15; en el siguiente, el Op. 27, hay sólo dos, igual que en los Op. 32, Op. 37, Op. 48, Op. 55 y Op. 62. Además, hay un nocturno en el opus póstumo 72 y hay otros dos nocturnos sin ningún número, uno en do sostenido menor y el otro en do menor. En total, Chopin tardó en componer todos sus nocturnos un tiempo de unos quince años.

El emotivo Nocturno nº20 en do sostenido menor, lento con gran espressione, fue compuesto por Chopin en su periodo romántico, en 1830, aunque se publicó 26 años después de su muerte, sin número de opus. La que a veces se califica como Reminiscencia es una de las piezas más conocidas del pianista y compositor polaco, que dedicó a su hermana mayor Ludwika. Al final hay una coda que supone una de las mayores dificultades de la pieza, ya que el intérprete debe hacer frente a escalas ascendentes y descendentes muy rápidas en la mano derecha, de las cuales la más larga es de treinta y cinco notas.

Este nocturno es de los temas centrales de la película El pianista, de Roman Polanski, aunque en la cinta nunca se llega a escuchar completo a pesar de que su actor Adrian Brody fue obligado por el director a tocar el piano 4 horas diarias. Todo un ejemplo de vida plasmada a través del virtuosismo del pianista y de su música. @mundiario