Relato de verano: No pienses, siente como el cielo te envuelve y la brisa te llena

Nubes / otoswiki.net
Nubes / otoswiki.net

- Necesitamos un respiro, un par de zapatos de 10 euros que te sientan como a cenicienta. Y si no, tumbarnos en la arena de la playa o sobre la hierba en el campo...

Relato de verano: No pienses, siente como el cielo te envuelve y la brisa te llena

Cuando el pasado viernes me levanté media hora más tarde de lo debido, a las siete, tuve el presentimiento de que todo iría mal . El paseo al perro fue apenas de tres compases de rumba pero con ritmo de gregoriano,  se me cayó el móvil al subirme al coche al tratar de apagar la alarma que ahora si sonó al volumen correcto y una compañera borde cuando la llamo equivocadamente para avisar de que llego tarde, me contesta sabiendo perfectamente que era yo: "se ha equivocado"... y me cuelga el teléfono... Pensé:

- Vale, arrieros somos y en el camino nos veremos.

Tuve suerte con el aparcamiento y cuando empiezo a caminar los 800 metros que me separan de mi trabajo, noto que mi pie izquierdo tiene un sonido diferente contra el enlosado de granito de la ciudad; algo así como un foxtrop cojo... Tardo varios segundos en darme cuenta de que la suela está desprendida hasta el talón, intento mantener la dignidad no cojeando... ¿Alguien a las 8,10 de la mañana se fija en las personas con las que se cruza? Probablemente no. Todos vamos como zombis y es que si hay algo que se palpa, es la falta de ilusión y esta se nota cuando lo que haces no sirve para nada....

- ¡Uff, todo está resultando como pensé! ¡Menos mal que es viernes!

La mañana olía a limpio y por fin llego al portal. Un Santi sonriente como siempre me desea  buenos dias. ¡Para que no se diga que no hay compañeros encantadores! Y además tiene un remedio para mi cojera: un buen tubo de pegamento instantáneo que me permite por fin levantar todo el pie sin temor.

- ¡Bueno, son las 8 y 20 y esto parece que va mejorando!

Los "Manolos" y la felicidad

La hora del café es perfecta para hacer una prospección por las zapaterías colindantes; debe haber por lo menos unas 8 y he aquí que ya cuando salgo de la tercera me tropiezo con la fila de los zapatos desahuciados, miro uno y ya casi paso de largo cuando la jovencita que atiende la tienda me comenta:

- "Sientan muy bien y son de..." (Y cita una marca que no conozco de nada, lo que tampoco tiene nada de particular). Cuando todas mis amigas querian comprarse unos "Manolos", a mi,  como no me gustaba la  serie de "Sexo en NY" y la Carry adicta a dicha marca, ni sabia de que hablaban.

Igualito que José, padre de una novia el verano pasado, un dia  de lluvia, que cuando baja del coche y le da el brazo a su hija, esta compungida dice:

- "¡Ay mis Manolos!"

El padre la mira, y con cara de preocupación le dice:

- "Hija, te vas a casar con Pablo, ¿estás segura de lo que haces?".

En fin, que miro su cara y adivino que no ha habido demasiados clientes, me pruebo el zapato y... como por arte de magia me  veo convertida en princesa de cuento. Me estaban esperando;  hace dos años que me estaban esperando. Pago ¡diez! euros y siento que se han alejado las negras sombras... 

Realmente la felicidad depende de cosas sencillas y lo que nos hace sentirnos bien es la sonrisa amable de un compañero que después de años de verte, sigue teniendo una sonrisa cuando llegas, aun cuando él llegue bastante antes y salga más tarde; de tener soluciones para problemas ridículos pero que nos complican la vida, porque ante los grandes, poco se puede hacer. Pero todo se agrava cuando nos encerramos en nosotros mismos y contestamos de malas maneras negándonos a hacer a los demás el menor favor, o cuando los problemas ridículos pasan a tener la entidad de grandes problemas. Recuerdo que la semana pasada una amiga me comenta que repitió un informe técnico cinco veces, una vez era porque a su jefe no le gustaba donde estaba la firma, otro faltaba un acento... En fin, asi hasta cinco veces, aunque el informe no varió, pero sí el aspecto pasó por varias correcciones.

- "Y si al menos lo corrigiera en el ordenador, no gastaba papel, pero quiere verlo impreso...".

Un respiro... Mirar la primera nube que pase

Sientes que el mundo está loco y sin solución. Otro amigo me llama por la noche y me dice: "Vivimos en una sociedad empeñada en complicarnos la vida y si no hay suficientes problemas, no te preocupes, el Gobierno se encargará cada viernes de complicarla un poco más. ¿Te has enterado del casco obligatorio para la bici? ¿Y del derecho de pernada de las eléctricas, refugio de nuestros politicos?" Pienso sobre la marcha: Vivimos en una sociedad que sí, que se ha endeudado a lo bestia para rescates millonarios, y sí o sí, tiene lo suficiente para que todos tengamos lo minimo para vivir dignamente.

Necesitamos un respiro, un par de zapatos de 10 euros que te sientan como a cenicienta. Y si no, tumbarnos en la arena de la playa o sobre la hierba en el campo. Mirar la primera nube que pase.

- No pienses, siente como el cielo te envuelve y la brisa te llena.

Hoy es un buen dia y mañana será mejor. Sólo necesitamos sacarnos de encima a la gente que nos la complica, llámese pareja, compañero de trabajo o políticos. No caigamos en la trampa de la resignación.

El accidente del tren o la inesperada muerte de una conocida empresaria tiene que servirnos para darnos cuenta de que lo importante realmente es que no sabemos si estaremos aquí en la próxima hora....Hacer lo que se debe hacer, sin importar las consecuencias, es una manera de esperar sin angustia el momento inevitable de nuestra partida.

Relato de verano: No pienses, siente como el cielo te envuelve y la brisa te llena
Comentarios