Buscar

MUNDIARIO

Un niño muere en un garaje donde permanecía castigado por decisión de su padre

El progenitor, un policía, permanece detenido. El menor solo tenía 8 años y padecía de autismo.
Un niño muere en un garaje donde permanecía castigado por decisión de su padre
Michael Valva y Angela Pollina con los hijos que cada uno aporta a la relación. / RR SS
Michael Valva y Angela Pollina con los hijos que cada uno aporta a la relación. / RR SS

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

La autora, VALERIA M. RIVERA ROSAS, escribe en MUNDIARIO, donde fue coordinadora general. Es licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. @mundiario

Michael Valva, un policía, fue detenido por sus compañeros de profesión por la muerte de su hijo. La policía acudió a la vivienda de Valva ubicada en Long Island donde le encontraron practicando la reanimación cardiopulmonar a su hijo de 8 años. 

Thomas, el menor fallecido, padecía de autismo y había perdido la consciencia tras golpearse y haberse caído, según la versión del padre. 

Pero tras realizarle un éxamen médico al cadáver, se descubrió la realidad: el niño había muerto por hipotermia luego de pasar la noche castigado en el garaje sin calefacción.

Valva, de 40 años, fue detenido junto a su pareja Angela Pollina, 42, acusados de homicidio en segundo grado (no premeditado). 

"Creemos con certeza que tuvieron a Thomas en el garaje la noche anterior a su muerte", dijo Geraldine Hart, comisaria de la policía del Condado de Suffolk. La noche en que murió Thomas las temperaturas eran de  7ºC grados bajo cero, mientras que la temperatura corporal del pequeño era tan solo de 24ºC cuando los médicos intentaron reanimarlo, según Hart.

Al momento de revisar la vivienda, las autoridades se sorprendieron a encontrar una amplia red de registros sobre cómo ambos manejaban a sus respectivos hijos. Además de Thomas, Valva tiene otros dos niños de 6 y 10 años. Pollina, por su parte, tiene tres hijas, dos mellizas de 11 años y una niña de 6. Ambos los castigaban de manera terrible privándoles de comida o exponiéndoles a muy bajas temperaturas. @mundiario