Buscar

¿DNI con nombre y cuatro apellidos?

Me pregunto si en el actual estadío evolutivo social e histórico, sería necesario que oficialmente toda persona tuviese un nombre, simple o compuesto y cuatro apellidos. Ya que así habría menos posibilidades de confusiones a y en todos los sentidos y, sectores de la sociedad. Especialmente en Internet.

¿DNI con nombre y cuatro apellidos?
El dios cruel de muchos nombres que sobrevuela Gaza según Miguel Ángel.
El dios cruel de muchos nombres que sobrevuela Gaza según Miguel Ángel.

Firma

Jesús Millán Muñoz

Jesús Millán Muñoz

El autor, JESÚS MILLÁN MUÑOZ, escribe en MUNDIARIO. Es licenciado en Filosofía. Funcionario. Es autor de ‘Cuadernos o Ensayos o Soliloquios o Enciclopedia filosofía’. @mundiario

Comprendo que en algunos casos podrían darse la situación de apellidos compuestos, pero a mayor aumento demográfico mundial, a mayor incidencia de las redes sociales en Internet. Ciertamente, de forma oficial creo que sería más conveniente y aconsejable que cada persona, en todo la administración pública, y en la privada se mencionasen nombre y cuatro apellidos.

Aquí en Occidente, aquí en España, podría ser como hasta ahora, nombre, primer apellido del padre, segundo de la madre, tercero el segundo del padre, el cuarto el segundo de la madre. Sin menoscabo que las leyes permiten el cambio de apellidos o nombre, cuando la persona ha alcanzado una edad adulta…

Cómo las redes sociales tipo Internet, se irán ramificando aún más, y cada vez tendrán más importancia, y además la demografía continuará aumentando, no parece baladí, ni una realidad superficial, ni sin importancia que oficialmente y en las administraciones, y en todos los aspectos sea oficial el nombre y los cuatro apellidos.

Todo lo que sirva para aclarar y distinguir, todo será bueno para no encontrarse con problemas, porque ya de hecho se producen, confusiones de historias médicas, confusiones en los censos electorales, confusiones en las redes sociales, etc.

Ciertamente la administración civil, junto con el nombre va un número de identificación sea fiscal, de identidad nacional, sea de la seguridad social, etc. Pero parece más sencillo que en la vida normal y rutinaria, que no es conveniente mostrar esas identificaciones y numeraciones, se expresase el nombre y los cuatro apellidos.

Ciertamente, en las redes, es obvio, al ser de voluntad propia y autonomía personal, si alguien no quiere mencionar sus cuatro apellidos y solo dos, o poner un seudónimo o cualquier otro nombre, está en su derecho y en su deber si lo considera conveniente…

Pero hagan ustedes la prueba busquen en Internet un nombre de alguna persona, si los apellidos no son muy especiales o específicos, encontrarán diez o doce con el mismo nombre y los dos mismos apellidos. Ciertamente, si no conoces ningún otro dato, no sabrán cual de esas personas es la que busca. Ciertamente, siempre estará quizás el oficio o profesión, alguna actividad vocacional concreta, la ciudad o región o país, que sirve de orientación, la fotografía si la expone y si es conocida para usted…

Si una persona equis no quiere ser reconocida en las redes sociales, tiene derecho a ello, no pondrá su nombre, pondrá cualquier otro substantivo o pondrá una marca signica, pero si quiere ser reconocido, por cuestiones profesionales, vocacionales, por búsqueda de trabajo, desde luego, lo que desea es que no sea confundida su persona con ninguna otra del planeta.

En un mundo que cada vez estará más globalizado o internacionalizado o mundializado a y en todos los aspectos de la existencia, no solo los económicos, sino los sociales y profesionales, parece que es conveniente esta medida de los cuatro apellidos, además de otras.

Pero también teniendo en cuenta a las personas que ya han pasado por este mundo, sin entrar en el problema del famoso desierto informativo o documental que dicen se puede producir, si la inmensa mayoría de datos y documentos se pierden, por los problemas de software en evolución, por la conservación de los datos y de los materiales o hardware que los almacenan. Quizás, las personas que ya han realizado ese tránsito, quizás sería más fácil que algo de sus huellas quedarán para el futuro, si se pudiese distinguir mejor sus nombres y sus apellidos, es decir, algo de una persona de hace cien años, se pueda volver a recuperar, su pequeña historia, su pequeña biografía, sus pequeños hechos, sus pequeños datos, o sus grandes, quizás una manera, un consuelo más en la vida, que algo de lo que has hecho, quede para el futuro, pueda ser recuperado y recordado, al menos si ha sido bueno y positivo…

Porque no solo está que de su mismo nombre y sus dos apellidos, si usted observa, posiblemente existan ya diez personas en las redes sociales, y eso, que muchas aún, una gran parte de la población aún no ha entrado en esos mundos, sino que si mirase hacia atrás, coincidirían cientos de personas distintas con el mismo nombre.

Para terminar, parece ser, que existen planes de intentar volcar cientos de miles o de millones de datos y documentos antiguos en las redes sociales, y formar con ellos, como se están haciendo en algunos archivos, el antiguo de Venecia por ejemplo, interrelaciones entre las personas. Ya el pasado no podemos cambiarlo, pero si el presente mirando hacia el futuro… ¡Así, así algo de cada uno de nosotros, pueda quedar para el futuro, aunque sea en el mar de los datos…! @mundiario