Buscar

MUNDIARIO

No hay necesidad de reducir la carne roja por razones de salud, sugieren resultados controvertidos

Contrariamente a los consejos anteriores, cinco nuevas revisiones sistemáticas sugieren que la mayoría de las personas pueden continuar comiendo carne roja y procesada como lo hacen ahora.

No hay necesidad de reducir la carne roja por razones de salud, sugieren resultados controvertidos
Carnes rojas. / Pexels.com.
Carnes rojas. / Pexels.com.

Firma

Sara Rada

Sara Rada

La autora, SARA RADA, es colaboradora de MUNDIARIO. Comunicadora social venezolana, ejerce como redactora creativa y productora audiovisual en distintos medios digitales internacionales. @mundiario

La mayoría de las personas pueden seguir comiendo carne roja y procesada como lo hacen ahora. Un importante estudio dirigido por investigadores de las universidades McMaster y Dalhousie descubrió que la reducción tiene poco impacto en la salud.

Un panel de científicos internacionales revisó sistemáticamente la evidencia y ha recomendado que la mayoría de los adultos continúen comiendo sus niveles actuales de carne roja y procesada. Los investigadores realizaron cuatro revisiones sistemáticas centradas en ensayos controlados aleatorios y estudios observacionales que observaron el impacto de la carne roja y el consumo de carne procesada en los resultados cardiometabólicos y del cáncer.

En una revisión de 12 ensayos con 54.000 personas, los investigadores no encontraron una asociación estadísticamente significativa o importante entre el consumo de carne y el riesgo de enfermedad cardíaca, diabetes o cáncer.

En tres revisiones sistemáticas de estudios de cohortes que siguieron a millones de personas, se observó una reducción muy pequeña en el riesgo entre aquellos que tenían tres porciones menos de carne roja o procesada a la semana, pero la asociación era incierta.

Los autores también realizaron una quinta revisión sistemática que analizó las actitudes y los valores relacionados con la salud de las personas en cuanto a comer carnes rojas y procesadas. Descubrieron que las personas comen carne porque la ven saludable, les gusta el sabor y son reacias a cambiar su dieta.

Las cinco revisiones sistemáticas, una recomendación y un editorial sobre el tema se publicaron en Annals of Internal Medicine.

El profesor de McMaster Gordon Guyatt, presidente del comité de directrices, dijo que el grupo de investigación con un panel de 14 miembros de siete países utilizó una metodología de revisión sistemática rigurosa y métodos GRADE que califican la certeza de la evidencia para cada resultado para pasar de la evidencia a las recomendaciones dietéticas para desarrollar sus pautas.

"Existe un interés mundial en la nutrición y el tema de la carne roja en particular. Las personas deben poder tomar decisiones sobre su propia dieta en función de la mejor información disponible", dijo.

Bradley Johnston, autor correspondiente de las revisiones y directrices, dijo que el equipo de investigación se da cuenta de que su trabajo es contrario a muchas pautas nutricionales actuales.

"Este no es solo otro estudio sobre carne roja y procesada, sino una serie de revisiones sistemáticas de alta calidad que dan como resultado recomendaciones que creemos que son mucho más transparentes, robustas y confiables", dijo Johnston, profesor asociado de medio tiempo en McMaster y profesor asociado de salud comunitaria y epidemiología en Dalhousie.

“Nos enfocamos exclusivamente en los resultados de salud y no consideramos el bienestar animal o las preocupaciones ambientales al hacer nuestras recomendaciones”, añadió. 

"Sin embargo, simpatizamos con el bienestar de los animales y las preocupaciones medioambientales, ya que varios miembros del panel de directrices han eliminado o reducido su ingesta personal de carne roja y procesada por estos motivos".

El editorial acompañante de los autores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana dijo: "Esto seguramente será controvertido, pero se basa en la revisión más exhaustiva de la evidencia hasta la fecha. Debido a que esa revisión es inclusiva, aquellos que buscan disputarla serán es difícil encontrar evidencia apropiada con la cual construir una discusión".

Otros investigadores involucrados en el trabajo incluyeron a los de los Países Bajos, Polonia y España, incluidos los centros Cochrane Iberoamericano y Cochrane Polaco, y el comité de directrices incluyó tanto laicos como científicos. Dena Zeraatkar y Mi Ah Han, profesora visitante de Corea del Sur, también tuvieron roles de liderazgo en el equipo de McMaster trabajando en las revisiones.   @mundiario