Buscar

MUNDIARIO

La NASA descubre un sistema solar con siete planetas similares a la Tierra

Luego de generar una gran expectativa, el anuncio realizado por el centro de investigación no defraudó, y es que no solo se trata de un sistema planetario parecido al nuestro, sino que cada mundo podría albergar vida.

La NASA descubre un sistema solar con siete planetas similares a la Tierra
Sistema de TRAPPIST-1. / NASA.
Sistema de TRAPPIST-1. / NASA.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

La autora, VALERIA M. RIVERA ROSAS, escribe en MUNDIARIO, donde fue coordinadora general. Es licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. @mundiario

El descubrimiento fue publicado en la revista ‘Nature’ y resulta asombroso porque al menos seis de los siete orbes tienen tamaños y composiciones similares a nuestra Tierra, así mismo puede que todos tengan agua líquida sobre la superficie, lo que se traduce en que estos serían habitables. Así mismo, el hallazgo pudo ser posible gracias al Telescopio Espacial Spitzer de la NASA, en conjunto con muchos otros telescopios de los observatorios de distintos países, entre ellos el TRAPPIST-Sur que se encuentra en el Observatorio Europeo Austral de Chile.

Por otra parte, los planetas son probablemente rocosos, con unas temperaturas en la superficie que son de 0 y 100 grados, y al menos tres de ellos se encuentran dentro de la “zona habitable” del sistema solar, es decir, en un punto medio en donde no hay mucho calor, ni demasiado frío. Los siete planetas se encuentran en la órbita de una estrella de tipo ‘m’, esta clasificación se refiere a las estrellas que son de poco tamaño y que poseen poca luz, pero tienen una vida mucho más larga que el Sol. La estrella tiene por nombre TRAPPIST-1, se encuentra a 40 años luz de nuestro sistema solar en la Constelación de Acuario y su tamaño es 10 veces más pequeño que el Sol.

Las esperanzas de vida más allá de la Tierra

4644545

Representación de TRAPPIST-1. / NASA.

El primer autor del estudio, Michael Gillon, un astrónomo de la Universidad de Lieja en Bélgica mostró su entusiasmo afirmando que "¡este es un sistema planetario impresionante! Y no solo porque hayamos encontrado tantos planetas, sino por su parecido con la Tierra”. Cada planeta recibió un nombre en honor a la estrella a la que orbitan, para nombrarlos hay que empezar desde el más cercano al más lejano de la estrella, el primero sería TRAPPIST-1b, luego vendría, c, d, e, f, g y h.

Cada planeta presenta un tamaño similar a la Tierra y Venus, de igual forma, los científicos creen en la probabilidad de que en todos haya agua, pero aseguran que hay unos con más condiciones que otros. Esto se debe a las posiciones en que se encuentran ubicados; a los científicos les ha parecido muy interesante que todos se encuentren tan cerca entre sí y aparte muy cerca de su estrella. De igual forma, los investigadores señalan que los primeros tres planetas interiores como b, c, y d tienen menos probabilidades de albergar vida, puesto que son los más cercanos a su estrella y pueden ser más calientes, luego estaría h que es el último y por lo tanto el más frío y de por casualidad tener agua, esta estaría congelada. Ahora bien, los tres planetas dentro de “zona habitable” son e, f, y g, que pueden tener las condiciones adecuadas para albergar vida y para asegurar esto, los científicos deben de evaluar la atmósfera de cada uno de los mundos.

El método y las posibilidades de hallar muchos más

Para que los telescopios de la Tierra lograran ver unos planetas que se encontraban a 40 años luz, los científicos tuvieron que evaluar los cambios de luz que tenía la estrella para así poder detectar los orbes que se movían alrededor de ella; el número de planetas fue estimado gracias a que los investigadores lograron observar los momentos en que ellos tapaban la luz de la estrella, cuestión que fue un poco más ‘fácil’ debido a que estos planetas son 80 veces más grandes que su estrella, así que era obvia la cantidad de veces que pasaban y lo ensombrecían.

Por otra parte, encontrar tal grandeza dentro de un sistema con una enana roja aumenta las posibilidades de hallar millones como estos dentro del infinito universo, y cuyas probabilidades de observar son mejores, puesto que en los sistemas con grandes estrellas, estas tienden a alumbrar demasiado la vista de los telescopios por lo que se hace casi imposible observar sus sistemas.

65756765

Aspecto que podrían tener los planetas. / NASA.

Las estrellas de tipo ‘m’ son las que más abundan dentro del universo, los científicos estiman que la Vía Láctea se encuentra constituida por al menos un 75% de estas estrellas. Ahora con las posibilidades confirmadas de encontrar planetas como la Tierra dentro de su órbita, significaría la existencia de unos millones de planetas y por extensión aumentarían las posibilidades de hallar vida extraterrestre.

Lo que sigue para los científicos y el descubrimiento de los nuevos planetas es investigarlos químicamente y averiguar si es realmente posible que contengan agua en la superficie. Para esto emplearan la técnica de la fotometría, los científicos observarán la composición química y el clima de cada uno y prevén saber si hay vida antes de cumplir una década de investigación. Finalmente hay que recordar que se sabe de la existencia de al menos 3.000 o 4.000 exoplanetas, los cuales muchos científicos se encontrarán ansiosos por empezar a investigar y encontrar indicios de vida.