En el mundo hay más de 250 millones de niños y adolescentes sin escolarizar

Niños pobres.
Niños pobres.
La educación es la base para ampliar las oportunidades, transformar las economías, combatir la intolerancia, proteger el planeta y alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
En el mundo hay más de 250 millones de niños y adolescentes sin escolarizar

Cuando la educación se interrumpe, todo el mundo se ve afectado, en especial los estudiantes, los docentes y las familias. Este año, en el Día Internacional de la Educación, ya se rindió homenaje a su resiliencia ante una pandemia que, en su punto álgido, obligó a casi todos los centros escolares, institutos y universidades a cerrar sus puertas. Aunque esta interrupción ha traído consigo innovaciones para el aprendizaje, también ha frustrado las esperanzas de un futuro mejor entre las poblaciones vulnerables. "Y todos y todas vamos a pagar el precio", como observó el secretario general de la ONU, António Guterres.

Después de todo, la educación es la base para ampliar las oportunidades, transformar las economías, combatir la intolerancia, proteger el planeta y alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

En un momento en que el mundo sigue luchando contra la pandemia, la educación, como derecho fundamental y bien público mundial, debe protegerse para evitar una catástrofe generacional. Incluso antes de la pandemia, unos 258 millones de niños y adolescentes, la mayoría de ellos niñas, no estaban escolarizados. En los países de ingresos bajos y medianos, más de la mitad de los niños de 10 años no aprendían a leer textos sencillos.

"En 2021, debemos aprovechar todas las oportunidades para darle la vuelta a esta situación", propone Guterres. Podría garantizarse así la plena reconstitución del fondo de la Alianza Mundial para la Educación y fortalecer la cooperación mundial en materia de educación. Asimismo, deben redoblarse esfuerzos para reformar la educación: formar a los profesores, poner fin a la brecha digital y reconfigurar los planes de estudio con el propósito de dotar a los estudiantes de las competencias y los conocimientos necesarios para prosperar en este mundo que evoluciona de manera vertiginosa. @mundiario

En el mundo hay más de 250 millones de niños y adolescentes sin escolarizar
Comentarios