Multimillonarios a la conquista (privada) del espacio

Una viajera en el primer viaje privado al espacio. / TW @richardbranson
Una viajera en el primer viaje privado al espacio. / TW @richardbranson

El británico Richard Branson se adelantó a Jeff Bezos, el dueño de Amazon, en la carrera espacial entre magnates.

Multimillonarios a la conquista (privada) del espacio

Richard Branson, el dueño de la aerolínea Virgin Atlantic, se convirtió el 11 de julio en el primer multimillonario en ir al espacio en su propia nave.

El británico Branson, de 70 años de edad, y otros cinco tripulantes subieron a una altura de 90 kilómetros sobre la Tierra en su avión cohete Unity, impulsado por una nave madre que lo liberó a una altitud de 15 kilómetros. En ese momento, el motor del Unity propulsó el avión a una velocidad tres veces superior a la del sonido hasta el borde del espacio, a unos 85 kilómetros sobre el estado norteamericano de Nuevo México.

Una vista impresionante

Los pasajeros del Unity tuvieron unos cuatro minutos de ingravidez y disfrutaron una vista impresionante de la Tierra desde la llanura sideral antes de regresar a casa. El vuelo en total duró aproximadamente una hora.

Branson se adelantó a sus dos competidores en la novedosa carrera espacial entre multimillonarios: Jeff Bezos, propietario de Amazon, y Elon Musk, el fabricante de los autos eléctricos Tesla. Bezos realizará su propio vuelo el 20 de julio, y Musk quiere colonizar Marte con sus cohetes SpaceX, e incluso ha dicho que le gustaría morir en el planeta rojo.


Quizá también te interesa:

Richard Branson se adelanta a Jeff Bezos en su viaje espacial


Después del aterrizaje, Branson dijo que el salto al espacio había sido la experiencia de su vida y que desde niño soñaba con ese momento.
“Virgin Galactic es la línea espacial para la Tierra –afirmó Branson–. Estamos aquí para hacer que el espacio sea accesible para todos”.

Loable idea. Solo que por ahora, el pasaje sideral con la empresa de turismo espacial de Branson cuesta la astronómica cifra de 250.000 dólares. El propio Musk ya ha reservado un pasaje en Virgin Galactic, quizá rindiéndose a la evidencia de que Branson se ha convertido en el pionero de los viajes turísticos espaciales para los que puedan pagar la abultada suma.

Contra las aventuras cósmicas

Ha habido también un despegue de voces críticas. Mientras los multimillonarios se dan el lujo de salir al espacio exterior y de crear empresas de viajes astrales para la elite, los detractores de las aventuras cósmicas de Branson y los otros astronautas acaudalados señalan que aquí, en la Tierra, sufrimos problemas que merecen una atención más urgente, una pandemia que ha dejado más de 4 millones de muertos. Un cambio climático que amenaza con inundar ciudades costeras y que ha intensificado la magnitud y la frecuencia de huracanes, sequías y otros desastres naturales. Una epidemia de hambre que mata a 24.000 personas cada día en todo el mundo.

Mientras el 40 por ciento de los habitantes del planeta viven con menos de 5,50 dólares al día, la fortuna de Richard Branson es de 5.400 millones de dólares; la de Jeff Bezos, 212.000 millones de dólares, y la de Elon Musk, 168.700 millones de dólares. La conquista privada del espacio despega sobre desigualdades de dimensiones galácticas.


Lea mi libro Biden y el legado de Trump, publicado por Mundiediciones.

Multimillonarios a la conquista (privada) del espacio
Comentarios