Buscar

MUNDIARIO

La mujer que despertó 27 años después de sufrir un accidente de tránsito

Munira Abdulla estuvo durante años en estado vegetativo por haber salvado a su hijo durante un terrible accidente de tránsito. Finalmente ha despertado del coma y parece recuperarse rápidamente.

La mujer que despertó 27 años después de sufrir un accidente de tránsito
Mujer en coma. / RR SS.
Mujer en coma. / RR SS.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

La autora, VALERIA M. RIVERA ROSAS, escribe en MUNDIARIO, donde fue coordinadora general. Es licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. @mundiario

Omar Webair, un hombre de Emiratos Árabes Unidos de 31 años, ha decido contar la historia de su madre. Cuando él tenía solo 4 años, sufrió un terrible accidente de tránsito del que solo salió ileso gracias a la intervención de su madre, que lo abrazó fuertemente para evitar que se hiciera daño.

Aunque a él no le sucedió nada, su madre Munira Abdulla, quedó en coma. Ocurrió hace 27 años, en 1991, pero ahora la mujer ha despertado del coma y lo primero que dijo fue: “Omar”.

Durante el accidente, Abdulla sufrió una lesión cerebral cuando el auto en el que se trasladaba chocó con un autobús luego de haber recogido a su hijo de la escuela. Webair iba en la parte trasera del automóvil, y logró sobrevivir debido a que su madre lo protegió con sus brazos justo antes del impacto.

La mujer, que entonces tenía 32 años, quedó gravemente herida y no recibió ninguna asistencia médica de inmediato. Pero tras años de diversos tratamiento, Abdulla ha despertado y parece recuperarse rápidamente.

“Nunca la abandoné porque siempre tuve la sensación de que algún día se despertaría”, contó Webair al diario The National de Emiratos Árabes Unidos. “La razón por la que compartí su historia es para decirle a la gente que no pierda la esperanza en sus seres queridos. No los consideren muertos cuando están en ese estado”.

La mujer fue llevada en un principio al hospital en la ciudad de Al Ain, en Emiratos Árabes Unidos, en la frontera con Omán. Luego fue trasladada a Londres, donde se determinó que estaba en estado vegetativo y que no respondía a los estímulos, pero si podía sentir dolor. Luego de esto, la mujer fue enviada nuevamente a Al Ain, donde recibió atenciones médicas mientras era alimentada por un tubo y se le practicaban sesiones de fisioterapia para evitar que sus músculos se atrofiaran.

La Corte del Príncipe Heredero, un organismo gubernamental en Abu Dabi, ofreció en 2017 una subvención a la familia para que lograran trasladar a la mujer hasta Alemania, a un centro especializado. Ya en el lugar, Abdulla recibió varias cirugías para estimular los músculos y se le administraron varios medicamentos para intentar mejorar su estado.

Un año después, Webair contó que tuvo un desencuentro en la habitación del hospital donde se hospedaba su madre y durante el episodio, Abdulla empezó a moverse.

“Hubo un malentendido en la habitación del hospital y ella sintió que yo estaba en riesgo, lo que le causó una conmoción”, contaba Omar. “Ella estaba haciendo sonidos extraños y yo llamé a los médicos para que la examinaran, pero me dijeron que todo era normal”.

“Tres días después, me desperté con la voz de alguien que gritaba mi nombre", recordó”, sigue relatando. “¡Era ella! Ella llamaba mi nombre. Yo saltaba de alegría. Durante años soñé con este momento, la primera palabra que dijo fue mi nombre”.

Poco a poco, la mujer empezó a responder a más estímulos y así se ha mantenido, siendo capaz de comunicarse. Ahora está recibiendo fisioterapia y una rehabilitación especial para continuar con su evolución en Abu Dhabi junto a su familia. @mundiario