Buscar

Nueve muertos y seis desaparecidos tras registrarse una fuerte tromba de agua en Mallorca

Las fuertes lluvias han afectado a la localidad Sant Llorenç des Cardassar, al este de la isla, que continua anegada tras desbordarse un torrente.

Nueve muertos y seis desaparecidos tras registrarse una fuerte tromba de agua en Mallorca
Riada en Mallorca. / RR SS.
Riada en Mallorca. / RR SS.

Firma

Redacción

Redacción

Análisis de la Redacción de MUNDIARIO. Síguenos en Twitter @mundiario

Sant Llorenç des Cardassar, una localidad mallorquina, de unos 8.000 habitantes se encuentra bajo las aguas desatadas por las fuertes lluvias. Desde este miércoles la zona se encuentra anegada gracias a una descomunal tormenta que comenzó el martes y que llegó a descargar en la tarde hasta 220 litros por metro cuadrado en solo dos horas. La tromba que vio la localidad, ubicada al este de la isla de Mallorca y a unos 60 kilómetros de Palma, ha ocasionado la muerte de nueve personas y ha hasta ahora se han registrado la desaparición de seis personas, tres heridos y 200 vecinos desalojados. Las autoridades han avisado que la intensa tormenta ocasionó el desbordamiento del torrente Ses Planes que terminó arrasando con el casco urbano y llevándose por delante a una decena de coches, inundando casas y dejando a varias familias atrapadas en sus domicilios.

Esta tarde, la Guardia Civil anunció el hallazgo de un noveno cadáver. Al medio día, las autoridades ya expresaban que dos personas habían fallecido en Artà y s'Illot, mientras que más temprano ya habían señalado la muerte de otra persona aún sin identificar.

El servicio de emergencias 112 anunció que el primer fallecido fue un hombre de edad avanzada y movilidad reducida. Fue encontrado por los servicios de rescate en el sótano de su casa en la calle Ordinas de Sant Llorenç. Entre los fallecidos, se cuenta al exalcalde de Artà, Rafael Gili, de 71 años, así lo confirmó el Ayuntamiento. El Gobierno balear activó el número 900 600 112 para los damnificados.

Desde este día las autoridades empiezan a evaluar los daños dejados por la riada y comenzarán con los trabajos de recuperación del municipio con ayuda de la unidad Militar de Emergencias, mientras que se espera que siga lloviendo con fuerza sobre las islas.

Las islas del archipiélago balear se mantienen bajo aviso naranja –un riesgo importante de segundo nivel, de tres-. Se espera que en las islas de Ibiza y Formentera caigan unos 40 litros de agua, mientras que para mañana los expertos esperan más tranquilidad a partir del mediodía. Aemet indicó que tanto en Mallorca como en Menorca, el riesgo es menor y se espera la acumulación de hasta 20 litros de agua por metro cuadrado en unas pocas horas. @mundiario