Buscar

Muere la poetisa Isabel Escudero, musa y compañera de Agustín García Calvo

Formaban una de las parejas intelectualmente más extraordinarias del último siglo y se convirtieron en todo un icono de intelectualidad transgresora y de espíritu rebelde..

Muere la poetisa Isabel Escudero, musa y compañera de Agustín García Calvo
Isabel y Agustín. / Lira
Isabel y Agustín. / Lira

Firma

María Fidalgo Casares

María Fidalgo Casares

La autora, MARÍA FIDALGO CASARES, es escritora, investigadora, analista social y crítica de arte. Doctora en Historia por la Universidad de Sevilla, escribe en MUNDIARIO y es colaboradora de prensa y radio. @mundiario

Yo sé de mí que moriré algún día:
si no lo supiera,
no moriría.

Estos versos escribía la poetisa Isabel Escudero Ríos en su poemario de Coser y cantar. Mujer intelectualmente enérgica y extraordinariamente dotada, destacó como gran poetisa. Su singularidad le hizo convertirse en la musa y compañera del gran Agustín García Calvo, quizás el mejor de los poetas de los últimos tiempos  y uno de los intelectuales españoles más brillantes. Su relación duró casi cuatro décadas y  se convirtieron en todo un icono de intelectualidad transgresora y de espíritu rebelde.

Siendo los dos individualidades muy atractivas, rutilantes y complementarias, la admiración de Isabel por Agustín se convirtió en devoción por su obra y su persona. "Se ha ido el último Sócrates", declaraba Isabel Escudero cuando fallecía García Calvo, hace menos de dos años. Muchas veces se dirigía a él con el nombre de maestro.

Esto sí que tiene ciencia,

que yo dependa de ti

y tú de tu independencia   

Isabel nació en Extremadura en Quintana de la Serena en 1944   en el seno de una familia de intelectuales y moría en Madrid este 7 de marzo de 2007 . Su mayor pasión desde niña fue  la poesía, a la que se dedicó gran parte de su vida, tanto en la parcela compositiva como recitativa.

Realizó sus estudios universitarios en Madrid y fue profesora en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid y en la UNED. Codirigió casi desde su fundación la revista Archipiélago, se dedicó a la crítica artística y cinematográfica, al periodismo y fue letrista de composiciones musicales. 

Su primer poemario publicado fue Coser y cantar  en 1984, que destacó en el panorama poético por el dominio de la concisión léxica  cabalgando entre la vanguardia y la poesía popular. Los años 90 los dedicará a la integración de la poesía en las aulas y escribirá, los libros Razón común = Razón poética Cancionero didáctico: Cántame y cuéntame  En el siglo XXI ya  publica Cifra y aroma, recopilación por géneros de sus cantares, haikus y otros poemas breves, que incluye también una antología de su poesía más culta o personal, El día menos pensado. Nunca se sabe  y Fiat umbra serán sus últimas obra destacadas, que aportarán  nuevas muestras de poemas breves, de inspiración y métrica popular no exentas de carácter vanguardista.

13906764_517884291753368_349127834775383451_n

Isabel Escudero Ríos.

En colaboración con Agustín García Calvo intervino en libros políticos como Contra el Hombre ¿Quién dice no?  y participaron al alimón en numerosos  recitales poéticos  desde finales de los setenta hasta el fallecimiento de García Calvo, continuando ella su labor divulgativa poética en solitario.

Nada puede, nadie

llenar el hueco que tu cara

dejó en el aire

Nunca perdió su sonrisa y siguió siendo fiel a sí misma y a su estética seseantayochista, tal y como la quería Agustín en su maravillosa canción Libre Te quiero. 

Su imagen con boina libertaria y mariposas prendidas en los cabellos la hacía refulgir en un mítico Camelot  con mágicos rapsodas  como  Amancio Prada, Chicho Ferlosio o  su Alteza Serenísima el Príncipe Galín. Descanse en Paz Isabel Escudero.