Buscar

MUNDIARIO

Movimientos sociales como la Cultura del Conocimiento son claves para afrontar las crisis

Las actuaciones responsables de las personas y el conocimiento que poseen tienen un efecto trascendental para resolver las situaciones extremas en un país. 
Movimientos sociales como la Cultura del Conocimiento son claves para afrontar las crisis
Un equipo de trabajo en la Cultura del Conocimiento.
Un equipo de trabajo en la Cultura del Conocimiento.

En las últimas semanas hemos visto como en Madrid la Policía Municipal intervino en el puente de la Constitución y de la Inmaculada más de quinientas fiestas ilegales en domicilios y otras diez en locales. En la pasada Nochevieja, en el municipio de Llinars del Vallès, los mossos desalojaron una fiesta con doscientos participantes. En otras ciudades como Ibiza, Mallorca, Bilbao o Valencia no han sido pocos los sucesos que han revelado la imprudencia de muchas personas que han desobedecido todas las reglas establecidas por las autoridades para evitar contagios.

España se encuentra sumida en una difícil situación sanitaria, económica y social que requiere una enorme sensatez por parte de todos los ciudadanos. Ante una amenaza, como la actual pandemia o las fuertes nevadas causas en estos días por el temporal Filomena, las metodologías avanzadas de gestión del cambio resaltan la importancia que tiene la actuación de grupos de personas responsables para reducir los riesgos y las consecuencias derivadas de los mismos. Por el contrario, actuaciones irracionales de grupos que denotan una gran falta de madurez y sentido crítico pueden intensificar los daños que se ocasionen o malograr los avances que se consigan. Si estas actuaciones vienen instigadas por gobernantes irreflexivos, las consecuencias pueden ser desastrosas, como el caso del asalto al Capitolio de Estados Unidos el día 6 de enero.

El movimiento Cultura del Conocimiento, que nació el 1 de octubre del año 2017, pone de manifiesto el compromiso de muchos ciudadanos para impulsar el conocimiento y construir una sociedad más racional, sabia y responsable. Otros grupos con inquietudes similares al citado también desempeñan en España, especialmente en los momentos que vivimos, un papel fundamental, al ser ejemplos de referencia en una época en la que abunda la desinformación, los bulos y la falta de transparencia. 

La ciencia es muy importante, pero mucho más es el conocimiento y las actuaciones responsables de las personas que lo adquieren. En el caso de la pandemia que estamos sufriendo, existían muchos y muy buenos científicos en China, pero el conocimiento no llegó a las demás partes del mundo. La Organización Mundial de la Salud no tenía conocimiento veraz de la gravedad del virus, ni de las medidas más eficaces para evitar los contagios, ni del impacto real en los sanitarios y en las poblaciones más vulnerables. Así, ante la amenaza, y debido al escaso conocimiento, se reaccionó tarde y mal. Lo mismo pasó en España, que se convirtió en el segundo país del mundo con mayor incidencia de la COVID-19 y en uno de los países con mayor número de sanitarios contagiados. Hemos podido ver también en estos meses las conductas insensatas de algunos grupos que se han manifestado negando la existencia del virus o que han declarado su intención de no vacunarse.

Por esta razón surge la necesidad de que centros de enseñanza, ayuntamientos, comunidades autónomas y empresas promuevan la Cultura del Conocimiento: una forma de pensar que favorecerá tomar mejores decisiones y hacer frente de manera más eficaz a los difíciles retos actuales. Desafíos como el incremento del paro, la despoblación rural, la crisis económica, el cambio climático, el aumento del número de personas en exclusión social, la violencia de género o los incendios forestales no podrán abordarse adecuadamente si esta cultura no está presente en nuestro país.

Para que una nación progrese no basta con dictar normas y leyes, hay que fomentar en todas las personas las ganas de aprender, mejorar y administrar el conocimiento de forma racional en favor del bien común. La Cultura del Conocimiento conlleva una forma de ver el mundo y de responsabilizarse para construir una sociedad mejor. Aquellos que adquieran pronto esta visión se transformarán en el mejor motor para impulsar el logro de esta esperanzadora meta. @mundiario