¿Estamos viviendo o solo existiendo?

Mujer haciendo un selfie. Pixabay
Mujer haciendo un selfie. / Pixabay
Hoy ya no tenemos tiempo para disfrutar de la vida, digerir experiencias, meditar sobre nuestras elecciones, sobre porqué decidimos ser y hacer algo. Creo que no estamos viviendo, solo existiendo.
¿Estamos viviendo o solo existiendo?

La existencia humana no tendría sentido sin la percepción y experiencia de los opuestos. Sabemos que la vida no es solo un tono, una estación, un sonido, un color; la vida es una orquesta de todas las experiencias, de alegrías y tristezas, de "sí" y "no" que podemos abrazar como parte integral de nuestra historia para un fortalecimiento personal, para construir nuestra resiliencia. Sin embargo, en los últimos tiempos las personas no se permiten trabajar sobre sus propias ansiedades, miedos, dolores y aflicciones, "pasando por encima" de importantes cuestiones internas que necesitan ser enfocadas para ser entendidas y elaboradas.

La gente ni siquiera quiere hablar de su tristeza y dolor con la premisa de que entrar en su propio dolor para comprenderlo y trabajar en él sería "atraer" más dolor a sí mismos. ¿No sería el movimiento exactamente lo contrario?
Pero, ¿cómo podemos superar lo que no queremos aceptar o incluso afrontar?

Estamos en “tiempos de depresión” e inmediatez, a medida que desaprendemos a afrontar nuestra angustia y sufrimiento, a posponer la gratificación personal a favor de lo colectivo, a esperar que las cosas maduren y ansiosos, nos saltamos pasos esenciales, ya que no estamos dispuestos a aprender de sabiduría de la vida, esperar o perseverar para obtener un beneficio mayor o incluso darse por vencido cuando sea necesario sin sentirse necesariamente frustrado.
Nos secamos las lágrimas antes del momento de elaboración del dolor, enmascarado en una felicidad forjada por el beneficio de un “ego enfermo”, la absurda posición de que no podemos caer, que no podemos tener otras vulnerabilidades y problemas para trabajar. Y así tuvimos mucho sufrimiento y perdimos con una falsa sonrisa en el rostro y pasando por la página de la vida sin haber aprendido de la lección anterior.

Entre tantos otros detonantes que propician un inmenso vacío, vivimos tiempos de inmediatez y ansiedad, donde nadie puede “perder el tiempo” con lo sustancial. Los lazos se pueden romper de la noche a la mañana sin ningún criterio y con poca protección ante la primera dificultad. Paradójicamente, no hemos aprendido a perder, a frustrarnos, a rendirnos, a caer, a levantarnos, refutando el “no de la vida”, de las pérdidas y los “fines” necesarios que forman parte de la existencia humana. No aprendemos a lidiar con nuestra propia soledad, porque somos ruidosos e implacables. Estamos anestesiados a un ritmo frenético y sin un genuino sentido existencial. Vivimos en una época en la que nuestras inversiones se convierten en (in)certezas exponenciales, porque la única certeza que tenemos es la propia incertidumbre.

Hoy, más que nunca, las personas actúan únicamente en función de sus propios intereses. Lo peor de todo es que creen categóricamente que están beneficiando a los demás, nunca a ellos mismos. Nunca vivimos en un caos existencial donde la fraternidad tiene temperaturas glaciales. Cada día las personas están más congeladas en su propio ego, un “falso ego aniquilador y devorador”, donde el referente ya no es ellos mismos como propuesta de autoconocimiento y autodesarrollo, sino la realidad y vida de los demás con un toque de competitividad en la línea de una vida de disfraces. En un momento, estábamos con otros; hoy debemos ser apreciados por los otros.
Buscamos constantemente estar en los estándares y modelos sociales para no sentirnos desacreditados, aunque esto cueste nuestra paz, nuestra salud y calidad de vida. Nuestra autoestima ya no reconoce el ser único que somos. Vivimos en la era de la información, pero seguimos alienados. En ningún momento nos ha faltado tanto el cuidado y el desprecio por lo que somos, lo que tenemos y lo que vivimos, porque nunca nos conformamos con nada. La vida nunca es completa, plena, porque me parece que los ideales son los moldes de la perfección, siempre inalcanzables. Y así continuamos persiguiendo algo que ni siquiera sabemos qué es, cómo es, por qué es, para qué y para quién. Estamos aislados y perdidos.

Tenemos la tecnología a nuestro favor, pero ¿la calidad de vida acompañó a este paso? Si es así, ¿calidad de vida para quién? Si nos detuvimos a analizar, la duración de la vida humana disminuyó, ya que ni siquiera tenemos tiempo para vivir una vida verdadera, porque usamos todo el tiempo que tenemos para perseguir proyectos de vida que muchas veces ni siquiera podemos descifrar las motivaciones reales. Tenemos muchos proyectos simultáneos y hacemos poco, porque hoy se confunde prioridad con urgencia y nadie está dispuesto a ensuciarse las manos para ablandar el pan y paciencia a esperar a que pase la fermentación al día siguiente.

Para reflejar:
La vida pasa y vivimos poco. Mientras tanto, corremos contra algo que nunca nos satisface del todo. Sin embargo, estamos ahí, siempre esperando y acelerando para conformarnos a los estándares que se nos han impuesto y que no nos detenemos a analizar si lo que buscamos incesantemente encaja en nuestra vida, si llena nuestro ser, si satisface nuestra existencia. Hoy ya no tenemos tiempo para disfrutar de la vida, digerir experiencias, meditar sobre nuestras elecciones, por qué  decidimos ser y hacer algo. Creo que no estamos viviendo, solo existiendo.

¿Estamos viviendo o solo existiendo?
Comentarios