Buscar

MUNDIARIO

Moderna establece el precio de su vacuna contra la Covid-19 de 32 a 37 dólares

El destino de esta crisis global pasa por la celeridad que tenga la comunidad científica internacional y el nivel de ética sin intereses geopolíticos por encima de la estabilidad de la humanidad.
Moderna establece el precio de su vacuna contra la Covid-19 de 32 a 37 dólares
Un investigador en un laboratorio británico prueba la composición genética de la vacuna contra la Covid-19 / Pixabay.
Un investigador en un laboratorio británico prueba la composición genética de la vacuna contra la Covid-19 / Pixabay.

La humanidad y la comunidad internacional se encuentran en una etapa histórica donde la prioridad general como la nueva política de seguridad global es la reversión de la crisis biológica que hoy tiene en reducción a las sociedades en todo el planeta. Los paradigmas han migrado del desarrollo económico-tecnológico a la supervivencia de la civilización para así retomar la era de la globalización que la pandemia de coronavirus frenó en seco.

La carrera científica mundial rumbo a la tan ansiada normalidad que se busca en una nueva era post-pandemia ya tiene precio. Era solo cuestión de tiempo para que, en medio del actual sistema capitalista internacional, donde cada elemento producido a gran escala se convierte en un arma geopolítica estratégica para las grandes potencias, el antídoto que podría neutralizar este pernicioso evento biológico ya es el recurso más valioso por el que los actores del sistema global se disputan su dominio con el objetivo de distribuirlos a los mercados emergentes.


Quizás también te interese:

Los científicos predicen 1,75 millones de muertos por covid en 2021


Y es que la farmacéutica estadounidense Moderna anunció este pasado jueves que espera ofrecer su vacuna contra la COVID-19 a un precio de entre 32 y 37 dólares por dosis. Este precio dependerá del volumen que le solicite cada país y espera garantizar su acceso universal, detalló.

Esto implica que esa compañía biotecnológica podría convertirse en la plataforma del Gobierno de Estados Unidos para captar nuevos mercados y ejecutar un programa unilateral de distribución del antiviral en Europa y América Latina antes de que Rusia -que planea aprobar su vacuna el 10 de agosto- la lance al mercado latinoamericano con la táctica financiera de China de otorgar un crédito de 1.000 millones de dólares a la región para que puedan acceder al antídoto con facilidad, el cual podría llegar a ser subsidiado y mucho más económico que la potencial vacuna estadounidense. 

"Estamos trabajando con Gobiernos en todo el mundo y con otros para asegurarnos que la vacuna es accesible independiente de la capacidad de pagar", aseguró en una llamada con inversores el consejero delegado de Moderna, Stephane Bancel, según reseñó la agencia Reuters.

El gran reto de esta compañía biotecnológica, que ha recibido más de 500 millones de dólares en financiamientos por parte de la Administración de Donald Trump, será idear una estrategia que le permita llegar a los mercados que podrían inclinarse más hacia la solvencia y factibilidad logística de la vacuna rusa con el apoyo de la OMS y China, actores clave de esta pandemia que, seguramente, actuarán de forma mancomunada en un programa sanitario-humanitario de vacunación mundial en paralelo a la posible distribución unilateral de EE UU, que anunció en mayo su salida de la OMS y el cese de sus aportes financieros a ese organismo.

“El precio será menor para aquellos países que soliciten grandes volúmenes de dosis. Una orden pequeña para la que aplicaría la horquilla de precios anunciada hoy sería del orden de los varios millones de dosis”, explicó la compañía en un comunicado.

Por lo tanto, el esquema de comercialización de la vacuna contra la Covid-19 estaría basado en un sistema o jerarquía de precios según la capacidad financiera de cada país; naciones de ingresos altos (las del norte de Europa), ingresos medios (las del Asia emergente) e ingresos bajos (América Latina y África subsahariana).

Ese precio está por encima de los 19.50 dólares que adelantó la farmacéutica estadounidense Pfizer para la vacuna que desarrolla junto con la alemana BioNTech y que se encuentra, como en el caso de Moderna, en el inicio de la fase 3, la recta final de pruebas clínicas para certificar su fiabilidad y seguridad.

Hasta ahora, la vacuna que ha demostrado una mayor efectividad y capacidad de generación de anticuerpos neutralizantes es la de Moderna, aunque Rusia asegura que la suya también genera inmunidad, pero eso no ha sido comprobado por el Gobierno de Moscú ni por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El destino de esta crisis global pasa por la celeridad que tenga la comunidad científica internacional y el nivel de ética, sin intereses geopolíticos por encima de la estabilidad de la humanidad, para que la pandemia sea erradicada y nuestra civilización logre recuperar su estadio de normalidad con nuevos paradigmas de desarrollo, convivencia y de su complejo sistema de vida. @mundiario