Los seis mitos sobre las vacunas contra la Covid-19 que nos seguimos creyendo

Vacuna contra el SARS-CoV-2
Vacuna contra el SARS-CoV-2
A más de un año y medio de la pandemia, solo el 14.7% de la población global tienen las dosis completas. Esto resulta preocupante tomando en cuenta las variantes del virus. 
Los seis mitos sobre las vacunas contra la Covid-19 que nos seguimos creyendo

La única forma de combatir a la Covid-19 es la vacuna. No hay otra vía posible para evitar la letal enfermedad. Lamentablemente, a pesar de este concepto claro, solo el 14.7% de la población en el mundo tienen las dos dosis requeridas para generar los anticuerpos necesarios y así evitar que la salud entre en una etapa crítica. 

En este escenario, además, se recalca que existe una corriente de desinformación muy fuerte sobre las vacunas. En redes sociales, principalmente, se visualizan anuncios falsos sobre las mismas que son replicadas por grupos de personas que salen a protestar en distintos puntos del mundo. 

Aquí seis ideas erróneas sobre las vacunas contra la Covid-19:

Desarrollo rápido = falta de seguridad 

Los llamados antivacunas critican que las dosis hayan sido elaboradas en un tiempo récord. Sin embargo, lo que ignoran es que gracias a la tecnología se pudo descifrar la materia genética de la Covid-19. Esto permitió que muchas farmacéuticas se pusieran a trabajar en las vacunas y así puedan ser aprobadas por las distintas reguladoras, como la más importante la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA).

CAUSAN MUERTES

Las vacunas no provocan la muerte, sino salvan vidas. Así se desprende de las actualizaciones que realiza el Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS, por sus siglas en inglés), una base de datos que mantienen y estudian las agencias federales de salud pública. Desde médicos y enfermeras hasta padres y pacientes, puede enviar sospechas de efectos secundarios de la vacuna al VAERS.

Este amplio acceso ha llevado a entradas inventadas, y los expertos federales que investigan los informes no han encontrado ninguna prueba de muertes generalizadas de las personas que hayan podido ser inoculadas con algunas de las vacunas aprobadas en el mundo.


Quizá también te interese:

Vacunándote contra la Covid-19 proteges a tus seres queridos

Las vacunaciones traen un rayo de esperanza


 

FALTAN ESTUDIOS

Otro mito falso. Todas las vacunas que se han aprobado contra la Covid-19 pasaron por un proceso largo de pruebas clínicas. En concreto, iniciaron con animales y culminaron con humanos. Cada fase sacaba resultados y estos eran evaluados por los científicos, quienes analizaban cuáles eran los siguientes pasos. Por eso, las vacunas son seguras.

INMUNIDAD NATURAL

Si bien la inmunidad natural tiende a durar más que la inmunidad adquirida por la vacunación, pero depende del patógeno. La vacuna contra el tétanos, por ejemplo, proporciona una inmunidad más fuerte que la propia enfermedad. Las investigaciones indican que las vacunas contra la Covid-19 brindan una protección más consistente y segura que enfermarse.

EMBARAZADAS EN PELIGRO

Si bien los ensayos clínicos de las vacunas no incluyeron a las mujeres embarazadas, en posteriores estudios realizadas hacia ellas señalaron que no presentaron problemas una vez que fueron inoculadas con las dosis. 

Dado que las vacunas contra el coronavirus no contienen virus vivos, no se cree que representen un riesgo para un feto en crecimiento. Se ha recomendado que las mujeres embarazadas se vacunen contra la Covid-19, ya que tienen un mayor riesgo de contraer enfermedades graves.

CAMBIAN EL ADN

Otro mito falso. Este es uno de los argumentos más utilizados por los movimientos antivacunas contra la dosis que busca combatir contra la Covid-19. Las vacunas Pfizer-BioNTech y Moderna utilizan tecnología de ARN mensajero (ARNm) que le enseña al cuerpo cómo crear proteínas de pico de coronavirus, provocando una respuesta inmune.

Debido a que el código del ARNm sintético no es el mismo que el ADN que se encuentra en las células humanas, no se puede combinar para alterar los genes de alguien. El ARNm se degrada poco después de la vacunación y no permanece en el cuerpo.

Con estos mitos esclarecidos, no queda duda de que inocularse la vacuna contra la Covid-19 resulta un acto fundamental para evitar que esta pandemia se alargue más. @mundiario

Los seis mitos sobre las vacunas contra la Covid-19 que nos seguimos creyendo
Comentarios