Buscar

MUNDIARIO

Hay pulmones que también celebran sus bodas de plata

Tengo dos buenos amigos que están celebrando 25 años “libres de humo de tabaco” y me han hecho el honor de invitarme a su fiesta de aniversario. ¡Salud amigos… que la disfruten!

Hay pulmones que también celebran sus bodas de plata
Pulmones.
Pulmones.

Tengo dos buenos amigos que están celebrando 25 años “libres de humo de tabaco” y me han hecho el honor de invitarme a su fiesta de aniversario. ¡Salud amigos… que la disfruten!​

Parece lejano el otoño del año 90, pero no tanto, cuando veo a estos dos buenos amigos celebrando sus bodas de plata: 25 años “libres de humo de tabaco” y  que me han hecho el honor de invitarme a su fiesta de aniversario. Me han pedido que lo comente en MUNDIARIO y en las redes sociales y le cuente a muchos otros que como ellos, disfrutan de su misma condición de libertad, pero especialmente que le diga a “sus pares” que siguen encadenados al vicio del fumado que se unan para gritarle a sus patronos que basta ya y que es tiempo de otorgarles su libertad

- Diles que con fuerza les reprochen que ya están hartos del asma y la neumonía que lo que ellos quieren es felicidad, que no olviden mencionar que la ciencia ha demostrado hasta la saciedad que si dejan de fumar estarán menos ansiosos, menos estresados y más bien, adquirirán una visión mucho más positiva de la vida.  Bueno, aquí cumplo con el encargo.

Por otra parte, parece que la fiesta va en serio, según me cuentan, uno de sus vecinos más cercanos, el de la fábrica de sangre, está tirando la casa por la ventana, parece que hasta un poco sentimental se ha puesto, ¡sensible a las emociones el muchacho! por eso me han pedido que no olvide llevar un buen vino de crianza, parece que eso lo relaja.

De mi parte, ya les he felicitado y respondido que sí asistiré a su fiesta, bueno, si el Señor me lo permite, ojalá que también estemos ahí para cuando lleguen sus bodas de oro, imagino que el fiestón será aún mayor. 

Cuando estaba ya por salir, sonó el timbre y vaya sorpresa, me dejaron en la puerta un regalo, adentro la tarjeta de invitación a su fiesta que decía:

— Gracias Giovanny, por ser nuestro anfitrión todo este tiempo, recuerda siempre salir a trotar, reir y especialmente amar a los tuyos, ya sabes lo bien que nos hace. 

¡Salud queridos amigos… que la disfruten!