Un minuto de silencio por el crimen en Sevilla: “Virginia no murió, fue asesinada”

Minuto de silencio en Ayuntamiento en Sevilla. / Twitter
Minuto de silencio en Ayuntamiento en Sevilla. / Twitter

Se conoció que el hombre detenido por haber asesinado a su expareja mantenía una cuádruple vida, con otras mujeres a las que también pudo haber agredido.

Un minuto de silencio por el crimen en Sevilla: “Virginia no murió, fue asesinada”

A las puertas del Ayuntamiento de Sevilla, miembros de la comunidad, amigos, familiares y funcionarios públicos han recordado a Virginia Gallardo, la mujer boliviana de 50 años asesinada por su expareja y cuyo cuerpo fue encontrado, dos meses después de su desaparición, oculto en el interior de una bolsa entre los juncos del río Guadalquivir.

La mujer había denunciado a Alfredo por malos tratos, también un boliviano de 50 años, y estaba incluida en el sistema de vigilancia de víctimas de violencia de género VioGén, ha sido homenajeada este jueves con cinco minutos de silencio, que precedieron a los gritos, condenas y repulsas por el nuevo asesinato machista que se cobra la vida de una mujer en España, el número 21 de este año.

Según reseñan varios medios locales, algunos de los asistentes, incluidas un grupo de empleadas del hogar compañeras de la víctima, se congregaron en torno al Ayuntamiento y reclamaron medidas para erradicar esta lacra que enluta a Andalucía nuevamente.  Las asistentes exigieron “políticas que garanticen ciudades seguras para mujeres como Virginia, que no murió, fue asesinada”.

La investigación continúa abierta, bajo secreto de sumario decretado por el tribunal que lleva la causa, el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 3 de Sevilla, donde se espera que pase a disposición el hombre que confesó haber acabado con la vida de Virginia, que tenía un hijo mayor de edad y desapareció el 25 de abril de este año.

El asesino tenía una cuádruple vida

Además, otras tres personas habían sido detenidas por delitos de encubrimientos. Dos mujeres fueron liberadas con cargos, por haber ayudado a encubrir el crimen de Virginia, de hecho, trascendió que incluso estas personas pudieron haber hecho uso de las tarjetas bancarias de la víctima después de muerta. Otra persona ha sido detenida, que estaba siendo localizada por haber participado, presuntamente, de alguna manera en el crimen, aunque se desconoce por el momento su identidad.

La Policía Nacional comenzó las pesquisas nueve días después de que se le perdiera el rastro a Virginia, después de que su propia hermana denunciara en la comisaría. Los agentes comenzaron una “sigilosa” investigación para acorralar a Alfredo, quien, tras detenerlo dos meses después de la desaparición de su expareja, confesó haberla asesinado y abandonado en el río.

Sobre el hombre pesaba una sentencia por malos tratos contra Virginia, pero se conoció que tenía una orden de alejamiento y antecedentes por agredir de otra mujer. De hecho, trascendió que en realidad Alfredo mantenía una relación con hasta otras tres mujeres, al mismo tiempo, sin que ninguna conociera la existencia de las demás, con quienes convivía con cierta frecuencia.

Fuentes cercanas a la investigación han esclarecido un asunto, y es que Virginia vivía con su expareja bajo el mismo techo a pesar de ya no seguir juntos. El hombre se iba a mudar y la forzó a irse con él a otro piso, a lo que Virginia se habría negado. Ese habría sido el presunto móvil del asesinato, o es la hipótesis que se maneja por los momentos. @mundiario

Un minuto de silencio por el crimen en Sevilla: “Virginia no murió, fue asesinada”
Comentarios